DestacadosLocalesPoliciales

Aplacaron otra protesta de internos tras confirmarse nuevos casos de covid-19

En total ya son 26 los detenidos en la Unidad Penal 1 que resultaron contagiados del virus que causa la enfermedad conocida como neumonía de Wuhan.

En la primera semana de este mes se detectó que uno de los internos alojados en el Pabellón 11 había contraído el virus, pre­suntamente por haber compartido el espacio con un policía peni­tenciario contagiado. Luego se detectó el virus en otros 23 pre­sos que operaban en el sector de la cocina y que fueron aislados. Esta semana se les de­tectó la enfermedad a otros dos condenados que “están estables”, según el jefe del SPP, Rubén Roque Romero.

Una manifestación de de­tenidos en la Unidad Penal Nº 1 de Corrientes derivó en un desplazamiento de efectivos del Servicio Pe­nitenciario para evitar un amotinamiento, horas des­pués que se confirmaran dos nuevos casos de coronavirus en esa cárcel destinada al cumplimiento de condenas.

El episodio ocurrió aproxi­madamente a las 22.30 del miércoles, en un pabellón donde estaban alojados un grupo de internos que ha­bían resultado contagiados con coronavirus a mediados de mes y que fueron trasla­dados a un hospital de cam­paña alejado del centro de reclusión.

El entuerto obligó a que se ordene la movilización de numerarios que se distribu­yen en el Penal.

Respecto del hecho, el titular del Servicio Peni­tenciario Provincial, Rubén Roque Romero, reconoció que esa noche “hubo una di­ferencia entre parcialidades en el Pabellón 11”, pero que se habría resuelto a la bre­vedad.

“Eran cuatro los reclusos que no estaban conformes con su estadía (en el sector 11) y se los trasladó a otro pa­bellón”, sostuvo el titular de la institución.

En este contexto, la auto­ridad penitenciaria indicó además que “la situación duró unos 10 minutos. Fue muy rápida y muy profesio­nal la resolución de la cues­tión”.

Luego de los incidentes no hubo información oficial respecto de personas heridas a raíz de los inconvenientes.

Respecto a los controles sanitarios en la población carcelaria, Romero sostu­vo que siguen los contro­les sanitarios de vigilancia. “Nuestra función esencial es la atención a los internos. De acuerdo al protocolo de Sa­lud Pública tendríamos que tener un criterio médico para realizar nuevos hisopados”, aclaró el jefe penitenciario.

Preparan centro hospitalario

Un hospital de campaña destinado a contener a detenidos que resulten contagiados con coronavirus es construido en cercanías de la Unidad Penal 6 de Procesados en la localidad de San Cayetano. El inmueble está destinado al alojamiento de adolescentes, pero debido a la emergencia sanitaria, nue­ve menores que estaban allí fueron relocalizados para que se pueda instalar el equipamiento médico. Estaba previsto que dicho establecimiento comience a funcionar hoy, pero debi­do a la complejidad de la tarea posiblemente ese hospital se inaugurará el martes próximo.

Negaron domiciliaria a un condenado

Un hombre de 85 años condenado por abuso sexual y que cumple la pena en la Unidad Penal 1 de Corrientes ha­bía solicitado la detención domicilia­ria, pero el Juzgado de Ejecución de Condena le denegó la solicitud, debi­do a que el lugar en el que pretendía continuar privado de la libertad es el mismo que habitan sus víctimas.

La solicitud tramitada por la De­fensoría Oficial de Ejecución no con­tó con el aval del Ministerio Público Fiscal y es por ello que la magistrada María Teresa Zacarías, quien debía resolver el pedido, lo rechazó y por tanto el interno deberá seguir en la cárcel.

“En su momento se le denegó la de­tención domiciliaria porque esta per­sona no tiene domicilio y eso es fun­damental”, explicó Mariela Armen­día, fiscal de Ejecución de Condena que intervino en el trámite.

En este sentido explicó que “para otorgar la prisión domiciliaria, es ne­cesario cumplir con una serie de re­quisitos”, uno de ellos es contar con un lugar donde residir y también que alguien se haga cargo de su cuidado. Pero este detenido “no tiene adónde ir”, afirmó.

La situación afecta a un preso con­denado a 30 años de reclusión por abuso sexual, condena que culmina­ría en 2039. Esta semana se confirmó que fue contagiado con coronavirus en la cárcel y además padece diabe­tes, hipertensión, disfunción renal y Epoc.

Fuente: Diario Norte

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close