LocalesPoliciales

Electrocutado al querer huir de la Policía durante fiesta ilegal

La víctima pensó que los efectivos lo iban a detener y se asustó. Trepó un muro rodeado por una alambrada conectada a una fuente de alta tensión, que terminó fulminándolo casi en el acto. El dueño del salón y un hijo quedaron imputados por el hecho.

Un jo­ven de 20 años que par­ti­ci­pa­ba de una fies­ta clan­des­ti­na, mu­rió por una des­car­ga eléc­tri­ca, mien­tras in­ten­ta­ba huir, asus­ta­do por la lle­ga­da ca­sual de la Po­li­cía al lo­cal en el cual se re­a­li­za­ba el even­to. Los or­ga­ni­za­do­res di­cen que no ha­bía más de 10 per­so­nas, pe­ro al pa­re­cer do­bla­ba esa can­ti­dad.

El he­cho ocu­rrió al­re­de­dor de las 4:40 de la ma­dru­ga­da de ayer en el lo­cal de even­tos “La Re­a­le­za”, ubi­ca­do por ave­ni­da Li­ber­tad 5870, muy cer­ca de la Ro­ton­da del Águi­la, en la zo­na Su­res­te de la ca­pi­tal co­rren­ti­na.

Se­gún los da­tos a los que tu­vo ac­ce­so épo­ca, el lo­cal es ex­plo­ta­do por un hom­bre de ape­lli­do Gó­mez, pe­ro de­bi­do a la si­tua­ción sa­ni­ta­ria y las res­tric­cio­nes per­ma­ne­cía ce­rra­do al pú­bli­co. Pe­ro uno de los hi­jos de Gó­mez, le pi­dió el lu­gar pa­ra lle­var a ca­bo una “jun­ta­da en­tre ami­gos, que se­gún re­fi­rió, no se­rí­an más de 10”, de es­ta ma­ne­ra res­pe­ta­rí­an las nor­mas vi­gen­tes.

Has­ta las 4:30 to­do se lle­va­ba con to­tal nor­ma­li­dad y na­die se ha­bría per­ca­ta­do de la si­tua­ción den­tro de “La Re­a­le­za”, has­ta que un par de chi­cos que es­ta­ban fue­ra del com­ple­jo vie­ron pa­sar muy len­ta­men­te una ca­mio­ne­ta del per­so­nal de In­fan­te­ría de la Po­li­cí­a, con sus ba­li­zas en­cen­di­das. Ha­brí­an in­ter­pre­ta­do, que al­gún ve­ci­no lla­mó pa­ra de­nun­ciar el even­to y am­bos in­gre­sa­ron a dar el avi­so.

Re­pen­ti­na­men­te el lo­cal se ce­rró y, se­gun­dos des­pués, las lu­ces se apa­ga­ron. Al­go que ló­gi­ca­men­te lla­mó la aten­ción a los po­li­cí­as que pa­sa­ban por el lu­gar. “Pre­sa­gios de la tra­ge­dia”, por lo que a los po­cos se­gun­dos gi­ra­ron so­bre la ave­ni­da y vol­vie­ron so­bre sus pa­sos, pro­vo­can­do la hui­da de al­gu­nos de los chi­cos, que asus­ta­dos in­ten­ta­ron fu­gar­se del lu­gar pa­ra evi­tar ser de­te­ni­dos.

Des­de la Po­li­cía con­fir­ma­ron que “In­fan­te­ría re­a­li­za­ba un pa­tru­lla­je de ru­ti­na, no ha­bí­a­mos re­ci­bi­do aler­ta al­gu­na de fies­ta en el lu­gar, pe­ro sí lla­mó la aten­ción la si­tua­ción su­ce­di­da en el lo­cal”, in­di­có un al­to je­fe po­li­cial.

EPC280920-012F01Dos de los chi­cos hu­ye­ron ha­cia la par­te pos­te­rior del lo­cal, en el cual exis­te un mu­ro al­to, que ini­cial­men­te le cos­tó tre­par a uno de ellos, iden­ti­fi­ca­do co­mo Juan Cruz Del­ga­do de 20 años, pe­ro al lle­gar a la ci­ma, una de sus pier­nas to­có una alam­bra­da elec­tri­fi­ca­da, co­lo­ca­da por el due­ño del lo­cal, co­mo “me­di­da de se­gu­ri­dad”. La des­car­ga fue le­tal y el mu­cha­cho ter­mi­nó muer­to, co­mo con­se­cuen­cia de una po­ten­te des­car­ga de 220 vol­tios so­bre su cuer­po, ca­yen­do ha­cia el in­te­rior del lo­cal ya sin sig­nos vi­ta­les. En se­gun­dos se apo­de­ró del lu­gar un cli­ma de con­fu­sión, de­ses­pe­ra­ción y des­gra­cia. Uno de los asis­ten­tes, al pa­re­cer en­fer­me­ro, in­ten­tó re­a­ni­mar al chi­cos re­a­li­zán­do­le ma­nio­bras de RCP, al tiem­po que otros lla­ma­ban a la Po­li­cía y una am­bu­lan­cia. Los pri­me­ros es­ta­ban cer­ca, ya que fue el apa­gón pro­vo­ca­do por el cor­to cir­cui­to del mo­men­to de la elec­tro­cu­ción de la víc­ti­ma, lo que los ha­bía he­cho vol­ver ba­jo sos­pe­chas. Los pa­ra­mé­di­cos lle­ga­ron mi­nu­tos des­pués, pe­ro ya na­da ha­bía pa­ra ha­cer.

Tras el he­cho, los hi­jos del due­ño del sa­lón de fies­tas pro­por­cio­na­ron a la Po­li­cía un lis­ta­do de 10 asis­ten­tes, en­tre los que es­ta­ba la víc­ti­ma y al me­nos tres de los hi­jos del pro­pie­ta­rio del com­ple­jo. Pe­ro las sos­pe­chas de los in­ves­ti­ga­do­res in­di­ca­ban ayer, que al pa­re­cer la can­ti­dad de asis­ten­tes es­ta­ba en el or­den de las 25 a 30 per­so­nas y que el he­cho de que va­rios de ellos ha­yan hui­do del lu­gar con­fir­ma esa hi­pó­te­sis. La cau­sa fue ca­ra­tu­la­da co­mo “ho­mi­ci­dio cul­po­so”. Los im­pu­ta­dos son el due­ño del lo­cal y uno de los hi­jos, por vio­lar el ar­tí­cu­lo 205 del Có­di­go Pe­nal en ple­na pan­de­mia.

La muer­te de Juan Cruz pro­vo­có un hon­do pe­sar en el mun­do del bás­quet lo­cal, ya que era el de­por­te en el cual se des­ta­ca­ba.

Fuente: Diario época

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close