Sin categoría

A raíz de la denuncia de Thelma Fardín, se multiplican los escraches a abusadores en las redes

A partir de la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés, muchas chicas se animaron a revelar casos de violaciones, acoso o hechos de violencia de género, nombrando desde ex novios hasta profesores y parientes.

La denuncia de la actriz Thelma Fardín hacia Juan Darthés por presunta violación abrió el juego para que muchas famosas comiencen a contar sus experiencias e hizo que las consultas y acusaciones en organismos se multipliquen. En paralelo, muchas jóvenes se volcaron a las redes sociales para relatar lo que vivieron y eso derivó en un fenómeno que empezó a crecer en todo el país: la creación de cuentas de escrache a varones que hayan cometidos abusos sexuales, acosos o episodios de violencia de género, una lista que va desde ex novios hasta profesores de escuela y familiares.

El objetivo, más allá de la difusión de fotos y la narración de situaciones violentas, es “que las chicas que no se animan a denunciar públicamente, puedan recurrir al anonimato, perder el miedo y no quedarse calladas”, según comentaron desde esos espacios. Para lograrlo, es clave que las víctimas -muchas veces menores de 18 años- se encuentren con gente que les crea, las apoye y las haga sentirse acompañadas. De hecho, especialistas calificaron esto como “la respuesta a una justicia machista, que termina siendo una picadora de carne para las mujeres (ver aparte)”.

 

Bajo nombres con consignas como “Al macho, escracho”, “No nos callamos más”, “Mirá como nos ponemos”, “Lo estamos tirando” y “No nos calla nadie”, decenas de cuentas se crearon en Facebook, Twitter e Instagram para realizar escraches por zona, para que el acusado sea conocido por la gente que lo lee y genere más repercusión.

Así, existen perfiles en distintos puntos del Conurbano como Berazategui, Quilmes, Lomas de Zamora, Merlo, Moreno, Pilar, Ensenada, Berisso, pero también en La Plata y en diferentes provincias del país, como Entre Ríos, Mendoza, Santa Cruz, Río Negro y Salta. Incluso, en muchas localidades se autoconvocaron a marchar para dar a conocer los casos de abuso y los nombres de los violadores o acosadores.

La fundadora de la cuenta de Twitter “Escrachos Lomas y alrededores”, cuya identidad se mantiene en reserva, explicó cómo le dieron forma a este fenómeno. “La idea surge a partir de la cantidad de testimonios e historias de abuso y violación que las pibas se animaron a contar después del relato de Thelma Fardín. Fue increíble, creemos que hubo un antes y un después, porque tenemos el ‘No nos callan más’ a flor de piel”, reveló.

La creadora de uno de los perfiles con mayor cantidad de denuncias explicó que otro de los detonantes fue la masividad de las acusaciones: “Había muchas que podían contar sus relatos, pero a muchas otras les daba miedo, entonces sentimos que necesitaban un espacio y creamos la cuenta para que puedan recurrir al anonimato y no quedarse calladas”.

“A medida que fue creciendo la cantidad de denuncias, hasta yo misma me animé. Y nunca había pensado en hacerlo”, confesó la joven y consideró que la valiente movida “pasa por saber que estamos todas juntas en esto, que nos apoyamos y que nos creemos, que no hay que tener miedo”.

Asimismo, el médico psiquiatra y referente feminista, Enrique Stola, apuntó que “lo que permite y facilita el escrache a través de las redes es que la Justicia no es operativa (ver aparte) y no ha creado los canales adecuados para que las mujeres puedan expresarse y exponer rápidamente lo que pasa”.

“Si el Poder Judicial tuviera la estructura y el método para facilitar el acceso a la justicia de las mujeres, estarían yendo en masa. Pero saben que es una picadora de carne para las mujeres, niños y niñas. Entonces, el instrumento que queda es compartir en las redes”, criticó Stola el accionar de las autoridades

 

Diario Popular

 

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close