Si tenes poco tiempo, te lo resumimos:

  • La violación se habría producido en 2014. La nena tenía, por entonces, tres años. La pequeña es la hija de quien era su pareja.
  • El hombre llegó en libertad al juicio. Pero no se presentó a las últimas audiencias y nadie sabe su paradero.
  • Tiene otra denuncia por abuso sexual infantil. Esta vez en Empedrado.
  • La Justicia lo declaró “en rebeldía” y pidió su captura nacional e internacional.
  • Si no lo hallan, el juicio no podría continuar y volvería a foja cero.

Darío Emanuel Aguirre enfrenta un juicio por “supuesto abuso sexual gravemente ultrajante por la situación de convivencia preexistente con la víctima”Es decir, se lo acusa de la violación de una nena de tres años en 2014, hijita de quien por entonces era su pareja. Al juicio llegó en libertad y con el debate en marcha, el hombre no se presentó a las últimas audiencias, “desapareció” de las calles, nadie conoce su paradero y para la Justicia está “en rebeldía” y “prófugo” y tiene pedido de captura nacional e internacional.

“Mi hija sufrió un abuso cuando tenía 3 años y medio, era muy chiquita. Estuvo muy mal, ahora está mejor, pero seguimos sin justicia. Él sigue libre y ahora está prófugo. Por todos los medios estamos tratando de comunicar esto, para que, si alguien tiene algún dato, avise”, dijo Érika Montenegro, madre de la niña que hoy tiene 8 años.

El abuso sexual contra la pequeña se habría concretado entre enero y junio de 2014.

En Equipo de Noticias (LT7 AM 900 Radio Corrientes), Montenegro señaló: “Me enteré después que me separé de él. A los 15 días de estar separados, ella se lo dijo a mi mamá cuando la estaba bañando. Le pidió a la abuela que no le lave la cola, porque él le había hecho mucho año. Cuando le preguntamos qué pasó , solamente dijo que en la cola”.

“Automáticamente la llevo al pediatra y me derivan a una psicóloga, porque no tenía lastimado el himen. La psicóloga me dijo que, efectivamente, la nena había sufrido un abuso y que haga la denuncia”, reseñó la madre.

“Me di cuenta de que había algo raro porque mi nena nunca fue de pasar llorando. Cambió mucho su comportamiento. Lloraba en todos lados, se hacía pis dormida, tenía miedo a la ambulancia, que es lo que él manejaba (Note de la redacción: se desempeñaba como chofer de la linea 107 de atención médica). No quería quedar sola en ciertas partes de la casa, casi no comía”, narró desconsoladamente.

 

“Esto pasó hace cinco años, y recién ahora llegamos a la instancia del juicio. Mi nena cumple 9 años en octubre”, comentó Érika Montenegro.

Consultada sobre como es el proceso para ayudar a la pequeña a que intente superar lo vivido, manifestó que fue con “mucha contención familiar, con psicólogo, por supuesto, porque siendo tan chiquita, una no tiene las herramientas necesarias o las palabras justas para ayudarla”.

“El colegio me dio muchísimo apoyo y ayuda. Hicimos como un cerrojo familiar de contención”, agregó.

La huida del abusador
El debate en el Tribunal Oral Penal se desarrolló hasta el 14 de junio, fecha en que se presentó informe de la Cámara Gesell. Desde entonces el acusado no concurrió a las audiencias. El abogado defensor habría manifestado que estaba enfermo. Sin embargo, no fue localizado en la casa de los padres ni en su propio domicilio.

En la fecha siguiente, el defensor y el acusado faltaron al debate.

“Él ahora está prófugo, desde el martes pasado tiene pedido de captura. Los padres no quisieron dar información del paradero de su hijo. Si para mañana no aparece, el juicio cae, vuelve a foja cero. Y el día que lo encuentren, se tiene que hacer un nuevo juicio”, dijo muy angustiada.

Otra denuncia 
“Él formó una nueva pareja en Empedrado, luego de que nos separamos. Y allí, abusó de la hermana menor de ella, una nena de 11 años. Eso fue este año, en enero”, narró Montenegro.

“Me enteré y me comuniqué con la mamá por redes sociales y me dijo que sí, que así fue. Constatamos los datos, para ver si era la misma persona… Y, sí”, agregó.

“Ellos también hicieron la denuncia. Estuvo preso 15 días y el fiscal de Saladas le otorgó la libertad, a pesar de saber de la causa que tenía en Corrientes, por el mismo delito”, detalló Érika.

“No entendemos por qué lo dejaron en libertad. Él ya estaba con eximisión de prisión, algo que deberían haberle revocado inmediatamente ante la nueva denuncia”, agregó.

“Le pedimos al tribunal de la causa de mi hija que por favor le revoquen la eximisión de prisión, porque se iba a escapar. Lo presentamos antes y después del nuevo caso, y no nos hicieron caso. No entendemos por qué”, manifestó desolada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.