En el programa Equipo de Noticias estuvieron la Dra. Nora Maciel, Defensora de Pobres y Ausentes y el Dr. Eduardo Achitte, referente del movimiento “Correntinos por la Vida” quienes se refirieron a la decisión tomada por una jueza de Corrientes en el caso de una adolescente de 17 años violada por su padrastro.

Marta Rut Legarreta, a cargo del Juzgado de Familia de Paso de los Libres el 12 de julio otorgó el cuidado de un bebé antes de su nacimiento a un matrimonio inscripto en el Registro Único de Aspirantes de la provincia.

La defensora de Pobres y Ausentes de Corrientes, Nora Maciel, consideró este domingo que el fallo de la jueza de Familia de Paso de los Libres,  “convalidó una situación de tortura a la que se sometió a la menor”.

No considero que sea un fallo innovador porque jurídicamente tiene muchas falencias

“Cuando aceptamos una legislación vigente a través de las instituciones, el Código Civil y las Convenciones adoptadas por nuestro país e incorporadas en la Constitución, estamos diciendo que hay que acomodar todo el sistema federal a ese diseño y en Corrientes no pasa”, explicó Maciela.

Destacó que exista o no protocolo, “ante la manifestación de la menor que está comprendida en lo que el Código Civil llama adolescente a una persona entre 16 y 18 años que tiene que ser considerada respecto de su cuerpo como un adulto, es decir que ella toma las decisiones, no hace falta que transite por periciales y demás para manifestar su voluntad”.

La adolescente manifiesta que necesitaba la interrupción del embarazo por lo tanto, no había que judicializar, declaró Maciel y destacó que tampoco tenía que estar vigente ningún protocolo, solo aplicar el Código de 1921 que está dentro de los abortos no punibles.

“Con o sin protocolo, la provincia, cuando se presenta una mujer que fue violada, en este caso una adolescente, tienen que practicarle el aborto y eso no se hizo”, aseveró.

Contó que le sorprendió que la jueza Legarreta y el ministro de Salud Ricardo Cardozo como una forma de justificación decían que “esto es Corrientes”.

Reiteró que hacer transitar por un embarazo a una adolescente por una violación, “es tortura, esto lo afirma la Organización Mundial de la Salud y los comités de seguimiento de la Convención de los Derechos del Niño y la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación, (CEDAU)”.

Por su parte, el referente del movimiento “Correntinos por la Vida”, Eduardo Achitte recordó que desde el 2 de diciembre de 2011 la provincia de Corrientes es “territorio Pro-vida”, y por decreto, establece como “política de Estado la defensa de la vida”.

“No salgo de mi asombro que se esté cuestionando un embarazo y que no se haya interrumpido”, consideró además el precandidato a diputado nacional..

Explicó que un niño de 24 semanas (igual al tiempo de embarazo que tiene la menor), si nace, tiene que ir a neonatología.

A las 24 semanas, “es un bebé que llora y que se le debe prestar asistencia médica”.

Sostuvo que la pena para el violador debe ser perpetua, “es una vergüenza que la pena que le dieron a esta persona sea prohibición de acercamiento”.

Consideró que se destaca la voluntad jurídica de provocar una modificación. Las leyes las escriben los hombres y que pueden ser modificadas.

Además indicó que Corrientes tiene una alta tasa de embarazos adolescentes, de los cuales el 70% son no deseados. “Seguirán apareciendo los casos y la adopción pre natal, bien fundamentada da una contención psicológica. Es bueno que la persona embarazada producto de una violación sepa que hay una pareja que la está esperando, que la acompaña en el transcurso del embarazo y que lo va a recibir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.