Hoy Andrea Estévez (40) se ve y se siente fabulosa, luego de un año movido en el que se convirtió en madre de Hannah (1), a la vez que debió procesar la separación de Juan Manuel García. El 13 de mayo de 2018 su hija llegó al mundo en Miami, Estados Unidos, tras 14 horas de trabajo de parto, con un peso de 3,550 kilográmos. Y ya nada fue igual para ella. “La recuperación fue fantástica, esa misma noche ya caminaba con la gorda a upa”, contó.

 

“Planeé traer a Hannah al mundo de una manera distinta, pero estaba en una relación tóxica”

 

A los tres meses, la actriz de la obra No hay dos sin tres regresaba con Hannah a la Argentina, separada y sin saber que nunca más volvería a ver al padre de su hija, quien al poco tiempo rehízo su vida con otra mujer. En medio de esa crisis, Andrea no se permitió sumirse en la angustia: “No sé si decir que pasé depresión post parto. Sí que pasé momentos dificilísimos y trataba de no llorar delante de la gorda, pero bueno… Obvio que los chicos sienten mucho más de lo que uno cree, perciben todo en ese momento en que la unión madre e hija es súper intensa. Fue muy duro, pero lo veo como una tormenta que pasó y me dejó un aprendizaje increíble para saber adónde no volver en la vida…”.

Ahora, Andrea Estévez se siente preparada para volver a “enamorarse de otro hombre”, y abrió su corazón en una charla íntima con Ciudad. “Me encantó hacer las fotos”, afirmó entusiasmada, apenas terminó con la producción especial para este sitio.

Fuente: Ciudad Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.