El 30 de mayo de 2006 se impuso el nombre de Jorge Manuel Romero al tramo de la nueva avenida por la que, se esperaba, se acortaran grandes distancias entre la bajada del puente General Manuel Belgrano y los distintos barrios de la capital correntina.

Así estaba en Diciembre de 2016 el emblemático espacio.

Pero, al parecer,  la mala racha o malas obras hicieron que el espacio se convierta en un pozo peligroso que además de tener en vilo a varias familias se llevo la vida de una persona.

El acceso vial que conecta con la Costanera Sur sufrió tres desplomes: el 3 de diciembre de 2016 y el 19 de abril de 2017 y, el último hace pocos días.

 


Quizás también le interese:


 

Vale destacar que en abril del 2017 a las fallas estructurales en el pluvial que sirve para desaguar a 25 barrios de la ciudad, se sumaba la irresponsabilidad de vecinos que conectaban sus cloacas al sistema. En esa oportunidad, para repararlo de manera definitiva había que levantar el pavimento y hacer todo de nuevo, algo “imposible de financiar” en esos tiempos pero a lo que se sumaba además tras un segundo pozo, unos  40 metros frágiles.

En el año 2017 tras su segundo hundimiento.

A ocho meses de ese segundo desprendimiento la avenida que na­ce en la zo­na de la Cos­ta­ne­ra Sur, por la que de­ba­jo co­rría el arro­yo Li­mi­ta fue intervenida en parte pero quedaba otro sector, cer­ca­no a la ca­lle Ma­da­ria­ga, con un pozo de más de 60 me­tros de lar­go y va­rios de pro­fun­di­dad.

En septiembre del año pasado arribaron los caños para reconstruir la avenida Jorge Romero. Se trata de estructuras de poliéster reforzado con fibra de vidrio, que se emplazarán en el ducto troncal de esa arteria que sufrió un amplio hundimiento hace casi tres años. Mientras tanto, “la situación es cada vez peor” porque hay viviendas que corren cada vez más riesgo de desmoronarse  y  en octubre del 2018 se sumó el fallecimiento de una persona por caer en el pozo.

En mayo del 2016 el panorama no era nada alentador.

Un pozo que se llevo una vida

El accidente ocurrió en la tarde del 18 de agosto de 2018, cuando González caminaba por la zona. Testigos indicaron que el hombre, de forma repentina, cayó en el socavamiento y fue rápidamente asistido por vecinos y agentes policiales. Luego de rescatarlo, fue derivado al Hospital Escuela y, el hombre de 68 años estuvo internado con una fractura pero su salud se deterioró considerablemente hasta  fallecer en octubre de ese mismo año.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.