Cinco posturas sexuales recomendables para hombres con el pene grande

0

Hay algunas posiciones que pueden llegar a doler y es mejor evitarlas.

En ocasiones un tamaño de pene de proporciones significativas puede provocar incomodidad y hasta dolor en las relaciones íntimas. Esto tiene un efecto negativo tanto para el hombre como para su pareja. Por eso es necesario aprender estrategias para que lo único que provoque el coito sea placer.

Entre algunas técnicas, se puede probar de hacerlo pausadamente y de una manera más calma y tranquila. Otra opción es usar lubricante o alargar los preliminares para incentivar al máximo la lubricación natural. Asimismo, la elección de posturas sexuales puede ser otro factor a favor.

Aquellas posiciones en las que la mujer controla el grado de penetración son más recomendables para aquellas parejas en las que el hombre tiene un pene grande. Como ella domina la situación puede moverse con mayor libertad y parar al mínimo indicio de dolor.

Las cinco más recomendadas son:

El misionero
Si bien es una de las más clásicas y habituales, es una posición en la que los muslos de la mujer permiten controlar la profundidad de la penetración durante el acto sexual. Por otro lado, si se usan las extremidades inferiores para rodear el cuerpo del compañero también se puede medir el ritmo del coito.

Cowgirl invertida
Esta postura es la clásica de ella arriba y él abajo pero varía la orientación: la mujer se ubica con los ojos mirando hacia los pies de la pareja. Para que la penetración no sea muy profunda ella puede inclinar la espalda hacia atrás en dirección al pecho de él.

Cuchara invertida
Al igual que en el caso anterior, esta posición está inspirada en la clásica pero con una ligera variación. Ambos miembros de la pareja deben acostarse de lado uno frente al otro. Esta postura no permite mucha libertad de movimiento por lo que el ritmo puede ser más pausado y controlado.

Misionero invertido
La mujer debe acostarse boca abajo y el hombre encima. Se parece a la posición del perrito pero ambos están tumbados. El ángulo de penetración no es muy accesible y esto hace que sea menos profunda que en otras posturas.

Sentados
Es otra postura que permite a la mujer controlar el ángulo de penetración y el ritmo de las relaciones íntimas.

fuente:TN

Comentarios
Loading...