Un nuevo y escandaloso episodio sobre la lucha de clases vuelve a darse , ésta vez, en un ámbito educativo y con alumnos menores de edad como blanco del destrato y la discriminación.

El boca a boca de un gran grupo de madres preocupadas por los valores que se les inculcan a sus hijos se transformó en una dura denuncia, contra el colegio inglés “St. Trinnean’s School” ubicado en la calle Avellaneda 450 del barrio de San Isidro, tomó peso y estado público ya que según trascendió dos alumnas que acuden a la institución desde preescolar fueron discriminadas y tratadas de “Muertas de Hambre” por las autoridades educativas por no poder ya pagar la cuota del comedor y habiendo sida invitadas a dejar la mesa que junto a sus compañeras comparten desde niñas. Según trascendió las compañeras de las nenas se revelaron, pidieron que no las aparten de su mesa de siempre y explicaron que si cada una de ellas les compartía un poco de su ración no solo estarían realizando un acto de amor por ellas sino que, además, de ninguna manera le producirían un perjuicio al colegio.

Según ampliaron varias madres el hecho de discriminación, del que ya tomó conocimiento por informe previo el INADI (Instituto Nacional Contra la Discriminación), fue contra las hijas de la empresaria especialista en seguros Gabriela Furman, Giuly (17) y Meli (10), que como dato llamativo asisten a la institución que hoy las discrimina desde preescolar, es decir que en el caso de la mayor lo hace desde hace más de 10 años. También trascendió que ante el reclamo de Furman por el daño psicológico y de autoestima causado a sus hijas menores ante el penoso episodio recibió un tibio pedido de disculpas por parte de la dueña del “St. Trinnean’s School” la Sra. María Picasso y de su secretario Andy pero lejos de remediar la situación fue amablemente invitada a cambiarlas a un colegio que estuviera a sus altura.

Cabe recordar que en el caso de la mayor de las chicas solo le restan seis meses para finalizar su ciclo secundario habiendo realizado junto a sus solidarias compañeras el Preescolar, el Jardín de infantes, la Primaria y la Secundaria en el cuestionado colegio.

Consultada la madre de la menores discriminadas, Gabriela Furman, sobre el lamentable episodio que les tocó vivir a sus hijas, sostuvo: “Solamente una madre puede comprender lo que se siente que traten a sus hijas de Muertas de Hambre frente a todas sus compañeras solo por no poder pagar ya los mismos beneficios que siempre tuvieron y que al que hoy, y ante la nueva coyuntura de país, no pueden acceder”. “Nunca se me ocurrió que podrían separar a los estudiantes entre niños de primera o de segunda, cual Kélpers, según sea su pasar o el nivel económico de sus padres”.
Y para finalizar, Furman, reflexionó: “El niño debe ser valorado por lo que es y no por lo que tiene. No se lo puede monetizar yendo, inclusive, en contra de los supuestos valores que en los estatutos educativos el St. Trinnean’s School tanto pregonan ( figuran en el sitio web del colegio) tales como La Solidaridad, La Caridad, La Tolerancia y La superación, entre muchos otros”.

Los dueños del colegio inglés, es decir, María Picasso y todos sus directivos aun no han aceptado hablar con la prensa sobre el lamentable suceso vivido por las menores pero algunos creen que podrían convertirse en el blanco de un masivo debate como lo fuera años atrás “La Cheta de Nordelta” que atacaba y discriminaba a sus vecinos del barrio por el valor de sus reposeras, su estética, sus formas de hablar o la elección de sus lugares para vacacionar.

Por último trascendió que tanto del Ministerio de Educación de la Nación, como las asociaciones de colegios privados y el INADI ya han tomado conocimiento de la situación vivida por las niñas y podrían caberles duras sanciones tanto al “St. Trinnean’s School” como a sus directivos y docentes.

 

Fuente: Diario Veloz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *