La Universidad de California en San Diego ha conseguido programar lentes de contacto para que amplíen la vista siguiendo nuestras órdenes.

Científicos de la universidad de California en San Diego crearon el prototipo de unas lentes de contacto blandas que tienen una particularidad: reaccionan a la descarga eléctrica que generan los músculos del ojo cuando se mueven, y pueden cambiar de forma para lograr un mayor aumento.

Así, un doble pestañeo podría hacer que la lente se deforme y cambie su distancia focal hasta un 30 por ciento.

El prototipo de esta lente blanda biomimética está hecha de un polímero que cambia su convexidad según el voltaje, y esto es lo que permite, dicen los científicos, cambiar su aumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.