En los Estados Unidos condenaron a prisión a un hombre por tener sexo y casarse con su hija. La madre de la joven alertó a la policía sobre el vínculo incestuoso y la Justicia dio su veredicto. El escándalo estalló hace unos meses en Nebraska, Estados Unidos, pero recién en estos días se produjo la esperada resolución en la Justicia.

Finalmente Travis Fieldgrove, un hombre de 40 años, fue condenado a dos años de prisión por tener una relación incestuosa con su hija de 21 años, en una increíble y escandalosa historia que se coronó con su casamiento en octubre. De acuerdo con lo que se reveló en el juicio, Fieldgrove conoció a Samantha Kershner hace cuatro años; en ese entonces, la joven tenía 17 años y le había exigido a su madre que le diera la oportunidad de saber quién era su papá y, ante la insistencia, la mujer terminó accediendo.

Cuando fueron interrogados por la Policía, el hombre aseguró que no creía que la joven de 21 años fuera su hija, porque su nombre no estaba en el certificado. Sin embargo, una prueba de paternidad que ambos se hicieron en enero marcó que había un 99,9% de probabilidades de que él fuera su papá.

Durante los primeros meses la relación era “normal”, pero poco a poco fue mutando y tornándose oscura. Para septiembre del año pasado tuvieron su primer encuentro sexual, de acuerdo a lo que consta en el informe policial que se divulgó en el juicio. En este, ninguno de los integrantes de la pareja contó cómo fue que se dio el cambio en la relación.

Fue entonces que la madre de Kershner notificó a la policía sobre este vínculo incestuoso. Sucedió en septiembre de 2018 y tras la denuncia las autoridades comenzaron a investigar al hombre y a su hija. Enterados de esto, Fieldgrove y la joven apuraron los trámites del casamiento y en octubre dieron el sí, en el Palacio de Justicia del condado de Adams.

Fieldgrove no figuraba como el padre de Kershner en su certificado de nacimiento. Cuando fueron interrogados por la Policía, el hombre aseguró que no creía que la joven de 21 años fuera su hija, porque su nombre no estaba en el certificado. Sin embargo, una prueba de paternidad que ambos se hicieron en enero marcó que había un 99,9% de probabilidades de que él fuera su papá.

fuente:cronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.