NacionalesSin categoría

El 86% de mujeres con VIH padecieron violencia de género

Así lo señala Natalia Haag, coordinadora de Prevención y Testeo de AHF, a partir de un informe de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer; La “negociación” por el uso del preservativo a veces roza la agresión

Los especialistas lo señalan y los números lo avalan. En nuestro país, el 86% de las mujeres con VIH padecen o padecieron en algún momento de su vida violencia de género, pero poco se habla de este espectro que es tan real como lamentable.

Tener relaciones sexuales es de por sí una negociación, una parte propone y la otra decide por “sí” o por “no”, o en algunos casos, ambas proponen y concuerdan. Pero cuando una parte rechaza y el “no” no es respetado, las consecuencias son marcas imborrables que nunca se olvidan.

En este sentido, según destacó la coordinadora nacional de Prevención y Testeo de AHF Argentina, Natalia Haag, quien citó un estudio de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), el 86% de las mujeres con VIH padecen o padecieron violencia de género.

“Muchas de las transmisiones de VIH por las mujeres se dan en situaciones de violencia, en el que la “negociación” del uso del preservativo no es algo posible”, afirmó la especialista, quien agregó: “Es muy difícil en algunas situaciones de violencia a veces exigir el uso del preservativo”.

Pero, como si fuera poco, la prevención de enfermedades de transmisión sexual tampoco es un asunto en el que la mujer puede decidir por sí misma, aún así si la relación es consensuada.

“Solo hay disponibles preservativos peneanos, si bien existen preservativos vaginales, éstos no están disponibles en la Argentina, porque no es una política del estado y cuando hubo o se pudo conseguir en las farmacias, eran muy caros”, detalló Haag.

“Como en varias otras cuestiones no hay una perspectiva de género en torno a prevención del VIH”, afirmó la especialista, quien exigió que de la misma manera en el que se producen y reparten los preservativos peneanos, “deberían existir los vaginales, para que sea la mujer la que tome la decisión de cuidarse o no, independientemente de que el varón decida o no ponerse el preservativo”.

Sin embargo, el tabú sigue activo, la idea de que el hombre sea quién tenga la completa responsabilidad de la protección -relegando así a la mujer a un segundo plano- es una realidad que desde algunos colectivos parece ser arcaica. Pero los prejuicios continúan.

“La sexualidad es más profunda que el acto sexual, sino que también tiene que ver con construcciones, con género, con cuestiones de violencia, de cuidado del cuerpo, es mucho más amplio y también es necesario dejar de verlo como un tabú”, argumentó Haag, quien ve a la Educación Sexual Integral como una herramienta de cambio que aún “no se está aplicando correctamente”.

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close