En medio de la turbulencia global desatada por el “efecto China”, el dólar subió 1,8% en el mercado local y cerró a $ 46,68. A seis días de las PASO con este repunte la divisa retomó el nivel que tenía a fines de abril, antes de que el Fondo Monetario le soltara la rienda al Banco Central para permitirle intervenir con mayor contundencia en el mercado.

En el segmento mayorista, la moneda norteamericana llegó a $ 45,43. El peso argentino siguió la misma tendencia que el resto de las divisas regionales que se depreciaron entre 0,93% (peso peruano) y 2,12% (peso colombiano). El real brasileño cayó 1,7%.

El derrumbe de los mercados se produjo al compás de Wall Street, donde el Dow Jones bajó 2,9%. La acción más golpeada en ese panel fue la de Apple que perdió 5,2%.

En ese clima también cayeron los bonos argentinos, con pérdidas de hasta 4%, mientras que las acciones locales que cotizan en Nueva York bajaron hasta 7%. Como resultado, el riesgo país subió 8,7% y llegó a 904 puntos básicos. El indicador que mide el sobrecosto que paga el país para endeudarse no escalaba por encima de los 900 puntos desde el 10 de junio. En Buenos Aires, el Merval bajó 1,2%.

“Wall Street se hunde 3% y arrastra todos los activos de riesgo. Los bonos y acciones argentinas sienten el golpe de forma amplificada por su mayor vulnerabilidad estructural”, sostuvo Nery Persichini, de GMA Capital.
El Banco Central salió a jugar para frenar la suba del dólar y convalidó un alza en la tasa de las Leliq de 0,58 puntos, que la llevó a 61,59%. Además, la autoridad monetaria intervino en el mercado de futuros para apaciguar la suba de la divisa.

En el umbral de las PASO, la estabilidad que venía mostrando el mercado cambiario en las últimas semanas se vio sacudida. La calma del dólar es -en parte- lo que explica la mejora en los números del presidente Mauricio Macri.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.