El pequeño estaba vivo y ‘muy hambriento’. Su madre lo dejó en un local para lavar ropa.

Un bebé recién nacido fue encontrado por los rescatistas llorando en un lavarropas con el cordón umbilical todavía conectado en Krabi, al sur de Tailandia.

El lavarropas, donde hallaron al bebé recién nacido, se encuentra en una tienda para lavar la ropa. La dueña del local, Sangduen Khaorueng, aseguró que cerró el negocio el viernes por la tarde y cuando volvió el lunes escuchó el llanto.

En un principio, la mujer creyó que era el ruido de una casa vecina hasta que descubrió que dentro de los grandes tambores había un bebé en una toalla en la parte inferior de la máquina.

“Pero el llanto continuó después de haber estado afuera y regresé. Seguí el ruido y vi al bebé dentro de la lavadora. Llamé a la policía de inmediato”, relató.

Inmediatamente, la dueña de la tienda alertó al 911 y los paramédicos llegaron tan pronto como pudieron para constatar que el pequeño estaba saludable pero “muy hambriento”.

En las últimas horas, los efectivos policiales están tratando el encontrar el paradero de la madre del bebé que aparentemente lo dejó en un lavarropas.

Por su parte, el teniente de la policía de Sanya Kaewnui Krabi reveló que el niño está bajo el cuidado de las enfermeras de un hospital cercano.

Además, el teniente señaló: “Creemos que el bebé tiene alrededor de cinco días. Estaba en buena condición física pero tenía mucha hambre. Un residente le preparó un biberón de leche”.

“Mi equipo revisará el circuito cerrado de televisión desde la calle para tratar de encontrar a la madre. Si el bebé no puede ser devuelto a la familia, lo criarán en un orfanato y lo ofrecerán en adopción”, concluyó sobre el futuro del niño.

Fuente: La Provincia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.