En Esquina, un joven delincuente que había robado un teléfono celular fue reducido a “termazos” por el dueño de la vivienda  donde el precoz “caco” pretendía concreta el delito y fue entregado a la policía.

El ladrón fue descubierto por el propietario que se dirigirá al fondo de la vivienda  a tomar mate. Esto ocurrió en la intersección de las calles Mancini y Rivadavia de esa ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.