Los montañistas quisieron aprovechar el buen tiempo para llegar a los 8.848 metros, pero hubo filas y grandes demoras en los pasos más estrechos.

Más de 200 alpinistas hicieron cima este miércoles en el monte Everest (8.848 metros), por lo que rompieron el récord de ascensos en una misma jornada pero también crearon un insólito “embotellamiento” que provocó colas de varias horas en un estrecho paso cercano a la cumbre.

Desde el Campo Base, el representante del Ministerio de Turismo de Nepal, Gyanendra Shrestha, confirmó que unos 250 montañistas salieron del Campo IV (7.900 metros) durante la noche del martes, de los cuales más de 200 alcanzaron la cima más alta del mundo.

Con buenas condiciones climáticas, muchas personas quisieron aprovechar la oportunidad pero se quejaron de haber tenido que esperar varias “horas” por el abarrotamiento de gente en la zona Cima Sur (8.690 metros).

En 2012 se produjo una situación similar cuando 260 personas trataron de hacer cumbre en un mismo día, lo que causó una acumulación de gente en el famoso escalón Hillary, una roca vertical de 12 metros que supone el último gran obstáculo antes del techo del mundo.

En esa ocasión, 179 personas llegaron a los 8.848 metros y cuatro -el chino Ha Wenyi, el alemán Eberhard Schaaf, el canadiense de origen nepalí Shriya Shah y el surcoreano Song Won-bin- murieron por cansancio y mal de altura cuando descendían.

El abarrotamiento en los “ochomiles” supone un gran peligro para los alpinistas y sus sherpas (pobladores de las regiones montañosas de Nepal), ya que cada minuto es importante cuando uno depende de una botella de oxígeno para sobrevivir y les alcanza solo para la noche.

El Departamento de Turismo emitió 378 permisos de escaladas esta temporada, un récord histórico desde el primer ascenso exitosa al Everest en 1953.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.