Los extranjeros arrestados en China por drogas deben delatar a cinco consumidores

0

Si no delatan reciben dos semanas de cárcel y son deportados. Es lo que le sucede a centenares de extranjeros en China en las últimas semanas, como parte de una intensa “caza de brujas”.

Delatar a cinco consumidores o dos semanas de cárcel y deportación. Estas son las opciones que han tenido que elegir centenares de extranjeros tras ser detenidos en China en las últimas semanas, como parte de una intensa “caza de brujas” antidrogas que están llevando a cabo las autoridades.

El miedo y la desconfianza son dos sentimientos muy presentes estos días entre la comunidad internacional en ciudades como Shanghái (este del país), pues cada vez son más los que forman parte de una cadena de delación que parece no tener fin.

Funcionarios chinos queman droga incautada (AFP).

El pasado fin de semana, decenas de patrullas se presentaron en cuatro populares locales nocturnos de la ciudad frecuentados por extranjeros y detuvieron a todos los presentes.

Los arrestados fueron llevados a centros de detención para ser sometidos a test antidrogas, en un país donde el consumo está penado con duras penas y el tráfico de estupefacientes con la máxima: la muerte.

El 14 de enero de este año el canadiense Robert Lloyd Schellenberg fue condenado a muerte en China por tráfico de drogas (AP).

Estos test antidrogas se hacen a través del pelo y detectan si la persona ha tomado drogas durante el año previo, sin precisar si han sido consumidas dentro o fuera del territorio chino.

La situación de alarma es tan notable que los consulados de países como Francia y España han mandado notas informativas para explicar los procedimientos de las detenciones y llaman a la población a extremar precauciones.

“Desde hace unas semanas, las autoridades chinas están multiplicando los controles por consumo de drogas y substancias ilícitas, cuyo consumo en China es un delito penal”, se apunta en el texto enviado por el Consulado General de España en Shanghái.

En la nota se asegura, en base al testimonio de personas afectadas, que la policía fomenta la delación para llegar a más presuntos consumidores, a quienes detiene en cualquier lugar.

Acusados en China por venta de drogas son sometidos a un juicio publico en un estadio de fútbol. Y luego ejecutados.

A continuación, se los somete a “un duro interrogatorio” y se les practica un análisis de orina y capilar. El consulado dice que los resultados no se entregan al detenido, quien no puede ponerse en contacto telefónico con nadie, ni siquiera con un abogado.

Un análisis capilar que, como han confirmado algunas de las personas que han pasado por este procedimiento, no se hace con delicadeza.

Un adolescente chino adicto a las drogas (REUTERS).

“Si eres mujer, te cortan un mechón, pero si eres hombre, te rapan la mitad de la cabeza, como para dejarte marcado”, cuenta Manuel, un español que pasó por el centro de detenciones y eligió, como la mayoría de los casos, delatar a cinco personas de su lista de contactos telefónicos de WeChat (equivalente al Whatsapp chino) para quedar libre.

Manuel no se llama Manuel, pues como tantos otros vive bajo una situación de pánico desde que hace un mes sonó su teléfono y le dijeron que tenía que presentarse en unas horas en la comisaría, sin darle explicaciones.

Condenados chinos por drogas a punto de ser ejecutados en un estadio de fútbol.

“Sabía para qué me llamaban, pues llevaban semanas llamando a conocidos”, cuenta. En total, estima que han detenido “a unos cincuenta amigos o conocidos”.

Se confiesa consumidor de hachís, aunque las pruebas dieron negativo a este y positivo a la cocaína. “Es imposible, estoy convencido de que los análisis no son fiables, no conozco a nadie que haya dado negativo y muchos de los detenidos aseguran que no han tomado nada”, apunta

A él sí le enseñaron los resultados, unos segundos, a través de una pantalla de un móvil. Y en chino, el mismo idioma en el que firmó la declaración en la que se confesó culpable de haber consumido drogas, pero dispuesto a colaborar con las autoridades.

Un papel que lo dejó libre, por ahora. “La verdad, no sabemos qué puede implicar esto y qué nos puede pasar en el futuro”, cuenta. Siempre ha sido consciente de que consumir drogas es ilegal en China pero, en su opinión, “es muy inmoral todo lo que está pasando”.

Un empleado echa una bolsa de heroína en un horno durante la destrucción de dos toneladas de drogas confiscadas en Guangzhou, al sur de China (EFE).

“Siempre ha habido controles, pero no a este nivel ni volumen. Somos gente que estamos legales aquí, que aportamos al país, que pagamos impuestos… Es solo una demostración de fuerza, quieren recordarte y demostrar que son ellos los que mandan”, apunta.

Otro detalle de las detenciones: “secuestran” tu móvil durante una hora, por lo que tienen acceso a todos tus datos personales, así como a instalar cualquier tipo de programa en el dispositivo.

Un hombre de 39 años de edad adicto a la heroína y enfermo del sida fuma heroína en su casa rural en el condado de Longchuan en China (EFE).

Son muchas las historias que se escuchan estos días en los corrillos de los bares. La de la madre francesa que dio positivo, se negó a aceptar su culpabilidad, fue detenida y deportada y en Francia se hizo otro análisis, dio negativo y volvieron a aceptarle la visa.

Las de personas que huyen del país después de que la policía les proponga un trato de película para salvarse: organizar una compra-venta con un camello para poder detenerlo in fraganti.

Un adolescente chino se inyecta en un callejón (REUTERS)

La del adolescente que dio positivo por marihuana y le acabaron deportando con toda su familia. “Cuando los detenidos son menores de edad, la expulsión se aplica a los padres y hermanos, quienes en el plazo de 10 días deben salir del país”, se apunta en el documento del consulado.

Un mensaje en el que se anima a comunicar lo sucedido a la legación, pero se recuerda que el organismo “no puede intervenir en el desarrollo de procedimientos policiales o judiciales”. Nadie puede intervenir en las leyes chinas.

fuente: Agencia EFE

Comentarios
Loading...