A casi un mes y medio del masivo apagón energético del día del Padre, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) multó por falencias ante ese episodio a 122 distribuidoras y grandes usuarios. Aunque los valores de multas, advierten, están bajos por encontrarse desactualizados, la correntina DPEC tuvo la segunda mayor multa por 3,1 millones de pesos.

La sanción se les impuso a las entidades por las fallas en los esquemas de alivio de cargas por subfrecuencia que registraron el pasado 16 de junio. De hecho, el informe que confeccionó y presentó el secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, frente al Senado Nacional, señaló que la responsabilidad del apagón era de la empresa Transener, pero que también había alcanzado a demás generadoras, distribuidoras y grandes usuarios.

Según expusieron, éstas habrían sido, en conjunto, participes indispensables del colapso del sistema eléctrico a escala nacional. Incluso en la regulación se remarca la responsabilidad que recae, ante cualquier problema en la generación o transporte, a las distribuidoras y usuarios significativos. En el anexo 35 de los procedimientos expuestos del CAMMESA se establece que “las perturbaciones por déficit imprevisto de generación y/o fallas en la red de transporte provocan un desequilibrio brusco entre oferta y demanda” que tiene como resultado una caída de la frecuencia.

De esta forma, se estableció que el pasado 16 de junio se produjo una pérdida del sincronismo en todo el Sistema Argentino de Interconexión, que solo podría solucionarse si se contaba con una reserva instantánea mediante la desconexión automática de cargas. Los encargados de aportar a esta reserva instantánea del Mercado Eléctrico Mayorista, eran los agentes demandantes que participan del Sistema de Medición Comercial (SMEC).

Ante esta situación, CAMMESA multó a las distribuidoras y usuarios a los cuales el Gobierno les había detectado fallas. Sin embargo, se advierte que esta penalización es apenas de $1500 por MWh. Este monto fue fijado inicialmente por la Secretaría de Energía en 1992, cuando $1500 equivalían a USD 1,500. Si bien el 2002 se emitió una resolución para que se volviera a recalcular en pesos, la medida fue prorrogada.

La mayor sanción recayó sobre la empresa cordobesa EPEC, que deberá pagar una multa de $11,5 millones, seguida de DPEC, una distribuidora de Corrientes, con una penalización de $3,1 millones. El tercer monto más significativo fue el de $2,6 millones, aplicado a la distribuidora de Salta.

La diferencia en las multas de cada empresa corresponde a la cantidad de cargas que cada una debía cortar.

El 85,6% del total a pagar, es decir casi $40 millones, le corresponden solo a 25 distribuidoras, las más relevantes a nivel nacional. Sin embargo, si bien la multa a pagar y que ingresará al Estado es de $45,8 millones, casi $3 millones y medio serán redireccionados a unas cinco compañías, las cuales se hicieron cargo de un corte que le correspondía realizar a otro agente y, por lo tanto, serán recompensados.

 

Fuente: Momarandú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.