En fallo dividido, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) declaró la nulidad de la sentencia que absolvió a Raúl Escalante por el femicidio de Tamara Zalazar. Sin embargo, ante el inminente nuevo juicio, nadie sabe dónde está el único acusado por el crimen de la joven. La lentitud de la justicia permitió que el hombre pudiera huir de la provincia y esperar desde la clandestinidad la continuidad del proceso.

Tamara fue hallada a la vera de la Ruta Provincial Nº5

Tamara era una joven madre de 19 años. El 5 de enero de 2016 conoció a Escalante por Internet. el 12 de ese mes salió de su casa a las 12:30 para encontrarse con quien sería luego el único imputado por su muerte. De acuerdo a la investigación, tuvieron un encuentro sexual en un motel ubicado en la intersección de Ruta Nacional Nº12 y avenida Maipú. Luego, nada más se supo de la muchacha hasta que al día siguiente hallaron su cadáver en una alcantarilla de la Ruta 5 a la altura del kilómetro 42.

El martes por la mañana, los familiares de Tamara y el abogado que los representa realizaron una conferencia de prensa para explicar cómo continuará la causa.

El 26 de abril de 2018, el juicio por la muerte de Tamara llegó a su fin. El Tribunal Oral Penal Nº1 resolvió – por mayoría – “absolver de culpa y cargo a Raúl Alberto Escalante por la comisión del delito de Homicidio Calificado mediando violencia de género por insuficiencia probatoria”. En este sentido sentenciaron Cynthia Godoy Prats y Ana del Carmen Figueredo. Para Raúl Juan Carlos Guerin, el acusado debió ser condenado.   

Escalante fue absuelto por insuficiencia probatoria en el juicio ahora desestimado por el STJ.

Los familiares de la víctima que presenciaron el fallo estallaron en llanto y gritos contra las partes, los magistrados y el mismo imputado. En la sala se produjeron destrozos, incidentes que luego continuaron en la calle frente al edificio del TOP que terminó con los vidrios destruidos.

Familiares y amigos siguieron de cerca el debate judicial. Conocido el dictamen del TOP Nº1, provocaron destrozos.

Tanto la querella, a cargo de Hermindo González, como el Ministerio Público – el fiscal fue Carlos Lértora – solicitaron que el expediente fuera elevado al STJ para su análisis (recurso de casación).

Ahora, el STJ  dispuso que se reenvíe la causa a Juicio a fin de que el Tribunal – con otra integración – realice un nuevo debate. Una vez que el expediente quede en manos del TOP Nº1, se notificará la resolución a las partes.

Para los letrados consultados, una vez que el STJ dio de baja la decisión del TOP Nº1, la situación procesal regresa al estado previo a la sentencia. Es decir, Escalante debería estar preso. Así llegó el imputado al cuestionado debate (estuvo detenido dos años y tres meses).

Al frente, el tribunal que absolvió a Escalante.

“Ello garantizaría la continuidad del proceso, se evitaría que Escalante se profugue y que se realice el debate con la posterior condena que pudiera existir”, señaló un especialista del Derecho.  

El STJ se tomó un año y un mes para analizar el juicio y la sentencia. La decisión del máximo órgano de la Justicia parece llegar con mucha lentitud. Es que el último dato que se tiene de Escalante es que estaba en Buenos Aires. Pero nadie parece conocer bien cuál es su paradero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *