Tras las intensas lluvias que padeció, otra vez, la ciudad de Corrientes, se produjeron grandes inundaciones, anegamientos y el desprendimiento de gran parte del asfalto, ya socavado, de la avenida Jorge Romero de la capital.

Desde la comuna se aclaró que la obra de reacondicionamiento de dicha arteria continúa y se destacó que las intervenciones realizadas impidieron un efecto de mayor magnitud.

“El nuevo desmoronamiento se produjo en un sector que debíamos romper sí o sí. Y si no se tomaban las medidas preventivas, el daño podría haber sido mayor”, sostuvo Nicolás Diez, Secretario de Infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.