Epidemia de mujeres asesinadas en Argentina

0

Gabriela en Corrientes, Lorena en Chaco, Daiana en Formosa, Evangelina en Salta, Silvia en Santiago del Estero, María Lourdes en Buenos Aires. No son nombres más. Tampoco un listado de provincias. Son datos concretos de mujeres que murieron en los últimos días en distintos puntos del país por razones que van desde crímenes pasionales hasta “gatillo fácil”. Pero siempre con un claro objetivo asesino.

Gabriela
Gabriela Soler tenía 25 años. Vivía en su casa junto a su madre, Ana; su padrastro Isabelino, sus tres hijos y una hermana en una casita en Rincón de Ambrosio, un paraje cercano a San Lorenzo en el departamento Saladas.

Hasta allí llegó Gabino Franco, un hombre de 45 años quien hasta hace muy poco era su pareja. Su separación se dio, precisamente, por los golpes propinados por el violento peón rural.

El hombre entró a la casa y a balazos y machetazos mató a Gabriela, a Ana y a Isabelino. La hermana de Gabriela pudo huir del salvaje homicida.

Tras fugarse, Gabino fue hasta la tumba de su exesposa, en Tres de Abril, en el departamento Saladas y se degolló.

Lorena
Lorena Romero tenía 21 años. El domingo 9 de junio salió de su casa, en Resistencia (capital de Chaco) rumbo a un kiosco a tres cuadras. Nunca regresó.

Su cuerpo fue hallado desnudo y flotando en el río Paraná, cerca de Alejandra, provincia de Santa Fe el domingo 16 a la madrugada. Estaba mutilado: le faltaban las dos piernas y un brazo. Los peritos pudieron confirmar que se trataba de Lorena tras comprobar las huellas dactilares del cadáver.

Si bien falta confirmar con la autopsia, se presume que el cuerpo fue arrojado si vida al río.
Por la muerte de la joven, la Policía detuvo a su novio quien aseguró que al momento de la desaparición se encontraba bebiendo con unos amigos.

Daiana
Daiana Soledad Samana tenía 16 años y desapareció el martes 11 de junio en Formosa. Su cuerpo fue hallado tres días después en un predio abandonado, conocido como el Velodromo. La encontraron degollada.

Un llamado al 911 fue vital para hallar el cadáver. Un vecino denunció que vio a un joven que ingresó al previo sin autorización junto a una muchacha que reunía las características de la desaparecida.
Tras la detención del muchacho, de 19 años, la Policía encontró el cuerpo bajo una estructura de hormigón y en un sector de pasto abundante.

El detenido es un vendedor ambulante en situación de calle que escogió ese lugar como sitio de residencia, para lo cual acondicionó una oficina ubicada en el primer piso utilizándola como una suerte de dormitorio.

Según la investigación, Daiana ingresó por su voluntad al lugar. Si bien no se determinó la razón del femicidio, para los peritos estaría relacionado al consumo de estupefacientes. Al momento de ser detenido, el joven estaba completamente drogado.

Evangelina
Evangelina Delgado vivía en Tartagal, Salta, tenía 15 años y fue asesinada el lunes 17 de junio por tres adolescentes; dos de ellas, de 14 años, están detenidas; la tercera, de 17, aún se mantiene prófuga.

Tan brutal como el asesinato es que las jóvenes criminales adelantaron la ejecución a través de las redes sociales. Incluso una de las asesinas se había lamentado de no poder concretar la muerte de la muchacha en un primer intento. Evangelina estaba condenada, sólo faltaba conocer cuando encontraría la muerte.

Al salir de un baile en el barrio Santa Rita, en la zona periférica de Tartagal, las adolescentes emboscaron a Evangelina y tras propinarle una feroz golpiza, la apuñalaron.
La sangre de la muchacha se mezcló con el barro que originó la llovizna que cubrió los últimos segundos de vida de la desafortunada joven.

Silvia
Silvia Maldonado tenía 17 años. Era mamá de una chiquita de 2 y de un bebé de un mes. La adolescente estuvo internada en estado vegetativo luego de haber recibido un balazo en la frente durante un confuso procedimiento policial para detener a dos sospechosos de un robo en el barrio Gas del Estado de la capital de Santiago del Estero.

A las 22:40 del domingo 16 de junio, una mujer denunció una soldadora, un taladro y varias herramientas de plomería. La damnificada dio los nombres de quienes serían los autores del atraco: Felipe Farías -que sería el novio de la tía de la chica baleada- y un hombre apodado “Malpa”.

Cuatro policías fueron hasta la casa en la que presumían estaban los ladrones. Cuando pretendieron arrestarlos, vecinos salieron en defensa de los malvivientes lo que originó que los policías respondieran con balas de goma. Pero también hubo disparos con armas de fuego. Uno de los proyectiles impactó en la frente de Silvia. La joven fue internada pero no sobrevivió: falleció el martes 18.

La Policía ordenó separar de la fuerza a siete uniformados. Uno de ellos, un cabo, reconoció que fue quien apretó el gatillo del arma que terminó con la vida de la adolescente.

María Lourdes
María Lourdes Arangio tenía 32 años y vivía con su madre en el porteño barrio de Colegiales. Estaba desaparecida desde el 5 de junio. Luego de 13 días, hallaron su cuerpo, envuelto en frazadas, junto a un contenedor de basuras. Las imágenes de cámaras de seguridad fueron vitales para determinar al asesino a quien se lo ve descartando el cadáver.

Por el crimen, la Policía detuvo a quien sería la pareja de María Lourdes. Se trata de Raúl Antonio Devias, un hombre de 50 años, a quien apodan “”El Gitano”.

En el video se observa a una persona arrastrando lo que parecería ser el cuerpo de la joven, hasta el cordón de la vereda.

Comentarios
Loading...