Empatamos con Paraguay, vimos volver a Di María y nos preguntamos: ¿ya podemos hacer el check in?

Yo dije que no había que dejarlos salir del hotel. Los jugadores de la Selección demostraron que no saben marcar, no saben atacar y seguro tampoco saben estacionar.

La semana fue caótica. Después de romper la dieta con Colombia y comernos dos, Scaloni juntó a todo el plantel y dejó que Messi diera una charla técnica. Por lo que se ve, Scaloni tiene menos conducción que Chano.

El primer tiempo con Paraguay fue bueno: solo nos hicieron un gol. Se destacó la participación de Armani: salió a cortar a la mitad de la cancha y casi mata a un paraguayo. Los médicos no sabían si atenderlo o velarlo.

Después empezó el segundo tiempo y el DT tomó la decisión de quedarse sin trabajo y lo puso a Di María (sí, vivo). Muchos se habían quedado preocupados cuando Ángel salió contra Colombia, pero no se preocupen, lo vio un carpintero y dijo que está bien. Para ponerlo lo sacó a Lautaro Martínez, que estaba desentonando jugando bien.

Luego nos dieron un penal con el VAR (festejamos más el VAR que el aguinaldo). Messi lo hizo y nos devolvió a la vida. Era el regreso de los muertos vivos.

Ahora todos esperamos lo mismo: que se den algunos resultados y que las chicas clasifiquen a la siguiente ronda del Mundial de Fútbol femenino. Este miércoles levantaron un tres a cero. La última conquista de la Selección masculina la hizo Messi cuando se puso de novio con Antonela. Y ni eso, fue ella la que le mandó SMS.

Sea como fuere, no pierdo las esperanzas: todavía nos puede tocar ventanilla en el avión.

Por Joaquin Garau
fuente:TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.