Tercer detenido por la emboscada mortal en ajuste de cuenta narco

0

Un adolescente se entregó a la justicia luego de permanecer prófugo por más de cuatro meses. El joven, de 16 años, era buscado como partícipe de la brutal encerrona en la que una banda delictiva asesinó a balazos a Germán “Cheo” Lugo en la que sería un ajuste de cuenta entre narcotraficantes. Se trata del tercer detenido por el sangriento homicidio.

El autómovil que manejaba “Cheo” Lugo parecía un “colador”.

En la madrugada del 6 de enero, en avenida Arturo Frondizi al 3500 en el barrio Parque Ingeniero Serantes, frente al Jardín Botánico, por lo menos cuatro personas emboscaron y acribillaron al automóvil que conducía Lugo. A pesar de la gravedad del ataque, los otros tres ocupantes del rodado escaparon sin heridas. Sin embargo, “Cheo” no tuvo la misma suerte.

Un día después, el 7 de enero, a la madrugada, resultó baleado uno de los sospechosos en el homicidio de Lugo. Fue durante una confusa persecución policial, registrada a unas pocas cuadras del escenario del crimen.

Jonatan A., de 19 años, sufrió un disparo en la espalda mientras conducía un automóvil, en forma desesperada, hacia su casa del barrio Serantes.

A eso de la 0:30, efectivos de la División Antiarrebato trataron de demorar al joven, quien iba en un Volkswagen Gol gris, de vidrios polarizados. Jonatan aceleró y emprendió una fuga hasta su domicilio, en avenida Cartagena al 4500.

Por la gravedad del disparo que recibió en la espalda, Jonatan A. fue conducido al Hospital Escuela. Allí perdió un riñón.

Casi un mes después, un segundo integrante de la banda asesina fue atrapado de manera insólita. Una sargento de Policía, quien realizaba tareas adicionales en un boliche por avenida Maipú, reconoció a Gustavo A, alias “Titilo”, uno de los prófugos del crimen, dentro del local nocturno.

A “Titilo”, de 36 años, lo atraparon en un boliche.

La mujer solicitó el respaldo de sus pares y logró detener a “Titilo” quien no pudo oponer resistencia.

Comentarios
Loading...