La iniciativa avalada por el Consejo Superior apunta a que las mujeres dispongan de tiempo para trámites policiales, médicos y judiciales.

En materia de problemáticas de género, la Universidad Nacional del Nordeste viene dando pasos importantes. Al Protocolo Institucional ante situaciones de Discriminación y Violencias de Género u Orientación Sexual en el que se avanzó el año pasado, en los últimos días el Con­sejo Superior (la máxima autoridad de la casa de altos estudios) aprobó una nueva normativa que contempla una licencia especial por 30 días para casos de violencia de género.

Esta propuesta que surgió del seno mismo de la UNNE se centra en la necesidad de atender la especial situación de vulnerabilidad del personal docente y no docente de la UNNE en situación de violencia de género, que hasta el momento recurren a vías alternativas para justificar su ausentismo por carecer de una normativa específica que les otorgue una licencia laboral en razón a esta problemática.

La licencia Especial para Personas en situación de Violencia de Género presentada  por la Secretaría General Legal y Técnica contempla una licencia especial con goce de haberes por 30 días (prorrogable por otros 30 días dependiendo de la gravedad del caso). “La idea apunta a brindar a las agentes docentes y no docentes universitarias el tiempo necesario para recuperarse de una situación de violencia y también para dirigirse a la Justicia, a la Policía, a los médicos y demás ámbitos de ayuda y contención para superar el momento”, dijo la titular de esa Secretaría, Mónica Anís. También recordó que la Universidad cuenta con distintos servicios (tanto médicos como jurídicos) “que estarán a disposición en caso de los requerimientos del personal para brindar contención y ayuda desde la institución”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.