Para el 25 de mayo, el Gobierno provincial prepara un desfile cívico-militar que pretende ser histórico: hasta tanques habrá en la costanera capitalina. Sin embargo, un paro en el transporte urbano de pasajeros amenaza a la fiesta patriótica.

Según datos de la organización, unas tres mil personas participarán activamente del desfile, mil quinientos de ellos serán estudiantes. Pero, para esa jornada, la Unión Tranviaria Automotor (UTA)  tiene inscripta una medida de fuerza que se aplicará en todo el país.

Por ello, ni los alumnos que deberán desfilar, ni quienes pretendan presenciar el acto, contarán con los colectivos del transporte urbano de pasajeros para movilizarse hasta la costanera.

El reclamo sindical radica en que los trabajadores que prestan el servicio en un día feriado no perciben el adicional correspondientes a esas jornadas especiales.

Y adelantaron que llevarán adelante medidas de estas características en los días feriados previsto por el calendario. En pocas palabras, como no les pagan el doble, directamente no trabajan.

Lo curioso es que quienes llevan adelante la medida de fuerza – los colectiveros – perciben ingresos muy por encima de la gran mayoría de los asalariados que utilizan el transporte público de pasajeros. Aún sin cobrar el plus por la prestación en día feriado, que cuentapropistas, monotributistas y miles de trabajadores “en negro” a quienes regularmente transportan, tampoco cobran.

Es decir, la situación de aquellos menos afortunados – casi la totalidad de los afectados por la medida – parece no importarles. La fiesta patria… bien, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *