El fuego consumió libros, una computadora y una impresora que estaban en la pieza de la tía de la criatura, una joven estudiante de enfermería que perdió todo lo que tenía por la travesura del niño. Sucedió en San Juan.

Un nene de 4 años fue arañado por su gato y enojado por la agresión que recibió, tomó un papel, lo encendió en una estufa a leña y lo persiguió por la casa, informan los colegas del Diario de Cuyo.

Lo que en un principio fue una travesura terminó siendo un desastre, ya que arrojó el papel prendido debajo de la cama de su tía tratando de castigar al felino y el fuego se extendió por toda la habitación.

Tamara Lencias se llama la joven de 24 años que se quedó sin su cama, ropa, computadora, impresora, dinero y libros de estudio.

El siniestro comenzó en el colchón y luego siguió con un espejo de madera que había en la pared. El techo de caña también colaboró para que las llamas arrasaran con lo que había a su paso.

Bomberos de Rawson fueron los que pudieron salvar algunos objetos de la habitación y frenar el fuego que se estaba expandiendo a otra parte de la casa.

Ahora, la estudiante de Enfermería y que está a una materia de recibirse, piensa en cómo hará para recuperar todo lo que adquirió y continuar con su carrera.

fuente:telefe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.