Los tiempos pasan. Y este cierre de alianza de cara a las elecciones nacionales fue una muestra de que la política es el arte de todo lo posible, tal como alguna vez lo dijeron Aristóteles, Maquiavelo o Churchill.

Y un encuentro en Casa Rosada dejó en evidencia que las sorpresas continuarán. En este caso, el asombro fue de los correntinos. El Ministro de Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, recibió junto al candidato a vicepresidente por el oficialismo, el otrora peronista Miguel Pichetto, y el presidente del PRO, el fallido candidato a Gobernador de Misiones Humberto Schiavoni, al senador provincial y presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) correntina, Ricardo Colombi. Hasta allí, no debería llamar la atención, si se considera que el tres veces gobernador correntino es uno de los principales aliados del Presidente Mauricio Macri. Lo que sacó un expresión de extrañeza es que el senador Carlos “Camau” Espínola, electo para el cargo por el kirchnerista Frente para la Victoria, también fue de la partida.

 

En 2013 Colombi compitió contra Espínola por la Gobernación de Corrientes. El mercedeño, al frente de Encuentro por Corrientes, obtuvo 286.821 votos, el 50,78%. El por entonces Intendente de Capital compitió por el kirchnerista Frente para la Victoria y cosechó 259.420 sufragios, el 45,93%.

Conocido es que “Camau” desde hace un tiempo está alejado del sector liderado por la expresidente Cristina Fernández de Kirchner. También, que varias veces “coqueteó” con el oficialismo y con algunos de los candidatos de “la avenida del medio”, como el Gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey.

Sin embargo, ahora el respaldo de Espínola al macrismo parece ser explícito. Pero mucho más sorprendente es ver en la misma foto al medallista olímpico junto a Colombi, eterno rival en las urnas al que nunca pudo vencer en su afán de llegar al “sillón de Ferré”.

Y si se evalúa a la inversa, también es muy extraño observar a Colombi en un lugar políticamente cómodo acodado junto a quien bautizó como “Pichón de Picurú”, entre otras tantas descalificaciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *