Se trata de una celda de cuatro metros cuadrados en la que se encontraban los detenidos y que según la primer inspección, determinó que no contaba con ventilación, ni conexión segura de luz artificial. Tampoco tenía camas para los internos, algunas inclusive sin colchones.

 

Una celda perteneciente a la Comisaría 16 del barrio San Gerónimo terminó siendo clausurada en las últimas horas, por no contar con las garantías mínimas para el alojamiento de detenidos. “Las personas que se encontraban allí estaban detenidas en condiciones inhumanas”, sentenció un informe del Comité de Prevención de la Tortura de la provincia, en alusión a los nueve reos que fueron trasladados ayer a otra dependencia.

En el mismo recinto había un inodoro en el cual los presos realizaban sus necesidades fisiológicas, tapados con una lona, a centímetros de una estantería en la que guardaban la mercadería para sus comidas. Dentro de la misma celda, lavaban y colgaban la ropa, que terminaba provocando un espacio completamente húmedo e inhabitable.

Los detenidos dijeron además que al momento de recibir visitas de familiares, lo hacían sólo por 15 minutos y esposados. Si bien fueron trasladados a otras dependencias, la custodia de los reos continuará en manos del personal de la Comisaría 16.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.