Tiene 20 años y quedó imputado por abuso sexual.

 

Tras un allanamiento realizado alrededor de las 10.30 de ayer en un departamento de calle Aráoz al 1400 del barrio San José, un joven de 20 años fue detenido en el marco de la investigación por el caso de la nena de 12 años que estuvo desaparecida durante tres días.

Con una orden de la Justicia, la policía allanó el lugar y halló al buscado, a quien se le secuestró el teléfono celular que será peritado por personal técnico a fin de obtener información vinculante con la causa en la que aparece implicado en un “supuesto abuso sexual con acceso carnal”.

El procedimiento fue concretado por efectivos de la División de Investigaciones Metropolitana (DIM) a cargo del comisario general Ramón de la Cruz Barrios, y personal de la Comisaría de la Mujer y el Menor II, del barrio 17 de Agosto.

La policía actuó en base a una información aportada por el padre de la menor, quien se presentó ante la Justicia y relató lo que su hija le habría confesado. Esto los condujo hasta la misma zona donde la niña había sido hallada el pasado viernes, alrededor de las 19, cuando caminaba por la avenida Independencia casi Godoy Cruz.

En el departamento allanado ubicaron al joven buscado. Según datos aportados a El Litoral, tiene 20 años, estudia Comunicación Social, es oriundo de la localidad de Caá Catí y su madre sería una profesional de la salud.

El lugar donde vive sería propiedad del padrastro, afirmaron las mismas fuentes.

Por el hecho hay otro joven que fue detenido el día que hallaron a la menor, luego del allanamiento a su casa del barrio Punta Taitalo, donde los investigadores encontraron evidencia de la presencia de la niña.

La Justicia también analiza las condiciones de vulnerabilidad en que vive la menor, que sale a vender churros en un presunto emprendimiento familiar, lo que genera que la menor permanezca en la calle y en contacto con la sociedad, fuera de la contención de un hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.