En total el Consejo de Disciplina sancionó a 26 efectivos que participaron del polémico ritual que terminó con el cabo con lesiones graves en su columna vertebral

Cuatro efectivos del Ejército Argentino pertenecientes al Regimiento de Infantería 30 de Apóstoles fueron expulsados de la fuerza por las graves lesiones que sufrió el cabo Michael Natanael Verón (25) el 8 de julio, luego del llamado ritual de bautismo ocurrido en la dependencia.

Así lo confirmó el comandante de la Brigada de Monte XII, el coronel Sergio Jurczyszyn. “El Consejo de Disciplina finalizó y por lo menos en esta instancia  y di lectura a la sentencia resolutoria. Podríamos resumir que terminó con 15 sancionados con sanciones leves, siete sancionados graves y con cuatro destituidos”.

El coronel señaló que la investigación empezó el día posterior al hecho y la destitución o baja es la sanción más grave que se prevé para un efectivo de la fuerza.

Respecto a las labores que cumplían los sancionados, Jurczyszyn puntualizó que todos cumplían con diferentes funciones en el organigrama de la dependencia.

“Son superiores al cabo. De estos que fueron sancionados con destitución, quienes cumplían funciones de conducción de ese elemento y aquellos que también tuvieron una alguna responsabilidad en la ejecución en algún tipo de tareas que no se adecuan a las normas y reglamentos militares que terminaron con esta lesión”, detalló.

Todos los sancionados tienen la posibilidad de apelar la medida ante el Consejo General de Disciplina que se establece en Buenos Aires. También que todas las actuaciones -como a lo largo del proceso- serán giradas a la Justicia Federal, que está llevando la causa judicial contra los implicados.

Michael Verón tiene 25 años

El coronel también se refirió a  la muerte de Matías Chirino en Paso de los Libres, Corrientes, en medio de un ritual de bautismo similar y el impacto que generó puertas adentro en el Ejército.

“Si sumamos los dos hechos, tenemos 12 personas destituidas por lo menos en esta instancia. Eso ha sido un mensaje claro, no solamente a través de órdenes que han sido impartidas en forma clara, sino también el mensaje claro de que el militar que no actúa conforme a las leyes y reglamentos militares está fuera del sistema”, reafirmó.

Sobre el proceso, Jurczyszyn se mostró conforme, más allá de que “es duro pararse frente a personas que tienen familia y de golpe les estás diciendo que por las sanciones se quedan completamente sin trabajo. El golpe es importante, pero también uno evalúa cuál ha sido el daño que se ha producido, no solamente a la familia Verón o Chirino, sino también al Ejército como institución”.

Y añadió: “Hoy por hoy tengo la conciencia tranquila de que hemos actuado conforme a lo que ha sucedido y al grado de responsabilidad que cada uno tiene”.

Como viene informando este medio, el soldado Verón sufrió una fractura en una de sus vértebras además de haber llegado al hospital en un estado de hipotermia luego de la celebración del regimiento militar. Luego de dos operaciones en Posadas, fue trasladado en avión sanitario a la ciudad de Buenos Aires.

Se encuentra internado en Alpi, un centro de rehabilitación neuromotriz, para una atención de mayor complejidad.

Según confirmó su familia y el propio Jurczyszyn se espera que el lunes sea sometido a una doble operación, esta vez con un profesional de prestigio mundial.

“Estamos muy expectantes de la operación que se va a producir el lunes. Es una doble operación que la hará el máximo especialista a nivel mundial que viene de México a implantar un neuromodulador en la médula que es para reducir el dolor en el cuello y los hombros,  pero principalmente -en forma coloquial, porque no soy médico- de transmitir ondas eléctricas que permitan despertar aquellas partes del cuerpo que hoy por hoy no están funcionando”, señaló.

Por otro lado, le van a fijar la columna por el lado de la espalda, algo que estaba pendiente a la espera del cirujano extranjero.

Señaló que el soldado, quien está siendo acompañado por su familia, está ansioso y también nervioso por esta intervención.

En cifras

Además de las cuatro personas que fueron dadas de baja, otros 15 numerarios fueron sancionados por lesiones leves y siete por sanciones graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.