Finalmente, fue condenado Jorge Horacio Jaureguiberry, quien estuvo prófugo por más de cuatro años, hasta que lo atraparon en Paraguay. El hombre, de 39 años, había cometido el tremendo intento de femicidio, del cual la víctima logró sobrevivir de milagro.

En 2014, Jor­ge Ho­ra­cio Jau­re­gui­berry por po­co ase­si­nó a su ex­pa­re­ja en un tre­men­do ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro que, a pe­sar de su gra­ve­dad, tu­vo pri­me­ro un tra­ta­mien­to muy le­ve por par­te de la Jus­ti­cia co­rren­ti­na, lo que le per­mi­tió al su­je­to huir de la pro­vin­cia y es­tar pró­fu­go por va­rios años, sien­do atra­pa­do fi­nal­men­te en Pa­ra­guay. A pe­sar de es­to, la his­to­ria tu­vo un fi­nal po­si­ti­vo, ya que el su­je­to fue con­de­na­do ayer a 12 años de pri­sión, por el tre­men­do in­ten­to de fe­mi­ci­dio, del cual la mu­jer víc­ti­ma so­bre­vi­vió de mi­la­gro.

Es así que el su­je­to fue sen­ten­cia­do a la cár­cel por el “ho­mi­ci­dio agra­va­do por el vín­cu­lo y por ha­ber si­do co­me­ti­do con­tra una mu­jer, me­dian­do vio­len­cia de gé­ne­ro”. Asi­mis­mo, se de­fi­nió que por los tre­men­dos da­ños mo­ra­les y de­más per­jui­cios, el su­je­to de­be­rá pa­gar una in­dem­ni­za­ción de 300 mil pe­sos.

El he­cho en cues­tión ocu­rrió du­ran­te el 28 de mar­zo de 2014, aun­que co­mo an­te­sa­la, hu­bo seis años en los que la dam­ni­fi­ca­da fue víc­ti­ma de ce­los, en una re­la­ción su­ma­men­te en­fer­mi­za.

“U­na vez que de­ci­dí ha­cer un cor­te de­fi­ni­ti­vo a la re­la­ción, co­men­cé a ser aco­sa­da”, di­jo en su mo­men­to la víc­ti­ma, quien fue en­tre­vis­ta­da por la pren­sa en va­rias opor­tu­ni­da­des, cuan­do el su­je­to es­tu­vo pró­fu­go.

Se­gún cons­ta en el ex­pe­dien­te, du­ran­te la no­che del 28 de mar­zo, la mu­jer ac­ce­dió a ha­blar con Jau­re­gui­berry, con la in­ten­ción de que la re­la­ción ter­mi­ne en bue­nos tér­mi­nos.

“Un dí­a, nos en­con­tra­mos en una fies­ta y él me pi­dió pa­ra ha­blar, por­que de­cía que es­ta­ba muy mal. En esa char­la, fui bru­tal­men­te ata­ca­da. Me gol­peó por to­do el cuer­po y me apu­ña­ló. Es­tu­ve va­rios dí­as in­ter­na­da, en gra­ve es­ta­do, pe­ro pu­de sa­lir de eso”, in­di­có la mu­jer en las men­cio­na­das en­tre­vis­tas.

El ata­que se pro­du­jo en mo­men­tos en los que am­bos es­ta­ban so­los en una vi­vien­da. Se­gún cons­ta en el ex­pe­dien­te, el su­je­to es­pe­ró a que su ex­pa­re­ja in­gre­se al in­mue­ble, tras lo cual en un mo­men­to da­do, co­men­zó a gol­pe­ar­la con los pu­ños. Lue­go, se aba­lan­zó so­bre ella y, con sus ma­nos, co­men­zó a apre­tar­le el cue­llo pa­ra as­fi­xiar­la, tras lo cual aga­rró una al­mo­ha­da con la que pre­ten­dió ta­par­le la na­riz y la bo­ca pa­ra im­pe­dir­le res­pi­rar, pos­te­rior­men­te, Jau­re­gui­berry to­mó a la mu­jer de la ca­be­za y la gol­peó con­tra la pa­red pa­ra pro­vo­car que que­de in­con­cien­te mien­tras bus­ca­ba un cu­chi­llo de co­ci­na, con el cual le cor­tó la pier­na iz­quier­da y le pro­vo­có una he­ri­da pun­zan­te cer­ca del ojo iz­quier­do.

No obs­tan­te, la dam­ni­fi­ca­da lo­gró lle­gar a la puer­ta de la ca­lle, abrien­do­la y hu­yen­do co­mo pu­do pa­ra bus­car ayu­da.

Al­gu­nos tran­se­ún­tes que vie­ron mal­he­ri­da a la jo­ven, la asis­tie­ron y lla­ma­ron a la Po­li­cí­a. Lue­go de es­to, el hom­bre fue de­te­ni­do y es­tu­vo un año ba­jo pri­sión pre­ven­ti­va. Lo in­só­li­to es que, por al­gu­na ra­zón, a pe­sar de la gra­ve­dad de las he­ri­das y del ata­que, el ca­so fue ca­ra­tu­la­do co­mo “le­sio­nes le­ves”, lo que de­ri­vó en una me­di­da de ex­car­ce­la­ción con la que fue be­ne­fi­cia­do el agre­sor.

Es­to, ob­via­men­te fue ape­la­do por quien re­pre­sen­ta­ba le­gal­men­te a la mu­jer, tras lo cual la ca­rá­tu­la cam­bió a in­ten­to de fe­mi­ci­dio, por lo que la Jus­ti­cia or­de­nó nue­va­men­te su de­ten­ción.
No obs­tan­te, ya era de­ma­sia­do tar­de, ya que el hom­bre se ha­bía ido de Co­rrien­tes.

Es así que, lue­go de un tiem­po, y an­te el mie­do de vol­ver a ser ata­ca­da por su ex­pa­re­ja, la mu­jer co­men­zó a re­co­rrer dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pa­ra pe­dir que sea de­te­ni­do el su­je­to. A la par, se la­bró un pe­di­do de cap­tu­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Es­to, fi­nal­men­te se con­cre­tó en ma­yo del año pa­sa­do, cuan­do agen­tes de IN­TER­POL lo arres­ta­ron mien­tras se en­con­tra­ba por ave­ni­da Ge­ne­ral San­tos y Te­o­do­ro S. Mon­ge­lós, en Asun­ción.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *