El moderno agente, conocido como P-Guard, presta servicio en Túnez, país donde rige el confinamiento desde el 22 de marzo

En las calles de Túnez, el ministerio del Interior hace circular desde hace algunos días un robot policial, construido localmente, que llama a la población a respetar el confinamiento, impuesto el 22 de marzo para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

El robot P-Guard, que ha sido visto en varias ocasiones en diferentes barrios de la capital, pide a la gente que “respete la ley y la aplique, y que no abandonen sus casas para limitar la propagación (del virus) y preservar vidas humanas”.

 

 

“¿Qué haces? íMuéstrame tu identificación! ¿No sabes sobre el confinamiento?” lanza con voz fuerte este robot, pilotado a distancia, según imágenes difundidas por el ministerio del Interior a través de su página oficial Facebook.

El robot P-Guard, cuyo valor oscilaría entre los 100.000 y 130.000 euros, posee una inteligencia artificial que lo hace “totalmente autónomo”, pero también puede operarse a distancia, indicó su fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.