Las imágenes son contundentes. Uno de los delincuentes fue internado por un disparo en el abdomen.

El viernes a la noche, el policía Juan Eduardo Coletti volvía a su casa de Los Pocitos cuando decidió primero pasar a ver a su madre, que vive a pocos metros. Estaba llegando a la vivienda; entonces escuchó unos gritos.

Coletti ingresó a la casa y encontró a dos delincuentes forcejeando con su madre. Un tercer cómplice, que esperaba afuera en una moto de baja cilindrada, alertó a los agresores de la presencia del efectivo, que estaba de civil.

El tiroteo empezó cuando el delincuente que estaba en la moto empezó a gritar: “¡Es cana, es cana! ¡Matalo, matalo!”.

El policía debió retroceder y se protegió detrás de un auto Renault Megane. A partir de ese momento el hecho quedó grabado por una cámara de seguridad. El video, que registró con audio, se difundió en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.