Finalmente la justicia ordenó la detención del ex policía de apellido Aubel acusado de haber abusado de su hijo y de haberlo sometido a maltratos al extremo de que fue hallado por sus hermanas en un estado deplorable, encadenado a una cama y encerrado en una habitación. El caso que tiene como víctima aun joven llamado Juan, generó reacciones de la comunidad de La Cruz que marcho reclamando celeridad en el accionar de la Justicia.

La detención ejecutada por efectivos de la comisaría de La Cruz se llevó a cabo el último viernes alrededor de las 15 por orden del Juzgado de Instrucción en turno de Paso de los Libres donde se investiga la causa caratulada por ahora como de malos tratos y abandono de persona aunque no se3 descarta que en los próximos días se pueda agregar el delito de abuso sexual.

Aubel, un ex policía que tuvo denuncias por apremios ilegales cuando pertenecía a la fuerza, fue detenido en su casa y trasladado a Paso de los Libres.donde quedó alojado en la Alcaidía de la Unidad Regional Cuarta.
El caso se conoció cuando Juan fue rescatado por la Justicia en la localidad de La Cruz y trasladado a un Hospital de Corrientes donde se encuentra internado con un prolapso rectal de grado III. Esto sucedió tras la denuncia de sus hermanas por abandono de persona y malos tratos hacia él por parte de su padre.
El joven tiene 27 años, fue rescatado de la casa de su padre. Estaba encerrado en una habitación, encadenado a una cama donde era sometido a torturas y vejámenes. Por ahora continúa internado, esperando que sus llagas comiencen a sanar, para luego recién someterse a cirugías reconstructivas, un proceso que adelantaron los médicos va llevar un largo tiempo.

“Cuando falleció mi mamá, cayó en un pozo depresivo y el padre está en una secta, a la cual lo entregó a modo de ofrenda. El está así porque le dijeron que se tiene que morir desangrado. El reconoció que le hicieron de todo”, reveló una de sus dos hermanas, quien asegura que “El (Juan) les dijo a los doctores que lo abusaban cada vez que lo llevaban a esa secta…”.

Curiosamente la causa judicial demoró en tener a pesar de los señalamientos hechos por las dos hermanas y un hermano del joven al padre llamado Audalio, un hombre con antecedentes de violencia y que fue enjuiciado por el delito de apremios ilegales cuando ejercía como efectivo policial en la sede policial de la localidad, pero que en 2018 fue absuelto al prescribir la causa.

Una docente de la localidad de La Cruz, quien conocía a Juan, aseguró que “el chico no es discapacitado, quedo así por tanta violencia a la que fue sometido. Era un chico normal, que trabajaba cortando el pasto para subsistir, estudiaba, jugaba al fútbol” dijo.

Fuente: La República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.