DestacadosLocales

Anciana y su hijo quedaron sin nada por culpa de un incendio

Un cortocircuito provocó llamas que alcanzó los dos ranchos en los que vivían los dos afectados. De milagro no hay heridos, gracias a la rápida reacción de los vecinos. Iniciaron una cruzada solidaria para ayudar a las víctimas que perdieron hasta sus documentos.

Una mujer de 72 años y su hijo discapacitado quedaron sólo con lo puesto, luego de que un voraz incendio redujera a cenizas los dos ranchitos en los que vivían. El hombre pudo ponerse a salvo a tiempo, pero la mujer fue rescatada por vecinos, justo antes de que se desplomara la precaria estructura. Algunos cercanos a la familia iniciaron una cruzada solidaria para ayudar a las víctimas.

Sucedió el sábado cerca de las 14, cuando un llamado al 911 alertó a los Bomberos de la Policía de un incendio declarado en una ranchada ubicada a pocos metros del comedor “Techo Verde”, en el periférico barrio Esperanza.
Al parecer, el disparador pudo haber sido un cortocircuito en la precaria vivienda hecha de madera, chapas de cartón y otros elementos sumamente combustibles.


Por momentos las llamas alcanzaron casi los diez metros de altura y tocaron hasta algunas ramas de los árboles linderos. Eran dos ranchitos pequeños. En el primero vivía una mujer de 72 años a quien los vecinos conocen como Aidé Romero y en la segunda ubicada justo detrás de aquella, vive su hijo de unos 47 años, con una seria discapacidad que impidió poder ayudar a su madre.
Fueron los propios vecinos que, debido a los gritos de auxilios de la mujer mayor, acudieron a su rescate, segundos antes de que las llamas consumieran los soportes de su rancho y este cayera encima suyo. Afortunadamente no hubo ninguna desgracia que lamentar y, gracias al rápido accionar de los moradores del barrio, ni siquiera heridos, excepto la pérdida total de las pertenencias de la familia.

“El fuego les destruyó todo. Sólo quedaron con la ropa puesta. Se les destruyeron todas sus cositas, hasta sus documentos. Si son beneficiario de algún subsidio o algo no lo van a poder cobrar porque no tienen ahora absolutamente nada”, explicó Silvia una vecina de Aidé que armó una cruzada solidaria junto a otras personas para poder recolectar, alimentos y ropas para la mujer y su hijo discapacitado.

Cruzada solidaria

El fuego no dio tiempo a nada y ahora están intentando ayudar a las víctimas del incendio. “El hombre tiene un retraso mental y la mamá, que ya está viejita, se hace cargo de él. Pero ahora no tienen nada y hay que ayudarlos a reconstruir todo. Dahiana, una nieta de la señora los llevó a su casa para darles cobijo estos días, pero para ella también la situación económica es difícil y vendría bien una ayuda”, contó la vecina, que además es encargada del grupo Scout que funciona en el barrio, en el que esperan poder recolectar toda la ayuda posible para Aidé y su hijo.

“Quienes quieran ayudar, lo más urgente es alimentos, ropa limpia, en buen estado, y frazadas”, pero para poder reconstruirles su casita necesitamos chapas, tirantes, ladrillos y todo lo que puedan donar les va a venir bien porque lo perdieron todo”, continuó Silvia.

Los que quieran realizar su aporte pueden llamar al teléfono 3795-329221 a nombre de Silvia o directamente comunicarse al 3794-626617 preguntar por Dahiana, que es la nieta en cuya casa Aidé y su hijo se encuentran momentáneamente.

Fuente: Diario época

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close