Hace poco más de un año, el Concejo Deliberante de Corrientes aprobó la ordenanza que prohíbe la actividad de los “trapitos” en toda el área de la Costanera capitalina. Sin embargo, existen reiterados reclamos por parte de vecinos y conductores, que deben pagar a “cuidadores” por la vigilancia de sus vehículos.

Los visitantes dejan sus vehículos estacionados, oportunidad aprovechada por “los trapitos” quienes limpian los vidrios y luego quieren cobrar por el servicio. Si se niegan a pagar los propietarios de los automóviles, reciben aprietes o amenazas.

El secretario de Coordinación de Gobierno de la municipalidad, habló con Equipo de Noticias y aclaró que está prohibido por ordenanza este tipo de actividad en toda la Costanera.

“Bajo el cobro a voluntad se encubría un actividad extorsiva que recaía sobre mujeres o personas más vulnerables principalmente. Donde en forma amenazante, exigen un pago por algún servicio de cuidado o limpieza. Esa prohibición fue trabajada junto a la policía para que pueda actuar”, explicó.

Al prohibir la actividad, el vecino, al sufrir una situación irregular, puede comunicarse con la policía de la zona o informar al 0800-5555-6864 de la municipalidad para que actúe.

“La guardia urbana, si se acerca y ve que la persona no responde a la indicación de retirarse, automáticamente se comunica con la fuerza de seguridad para evitar a situaciones mayores”, agregó el funcionario.

Por último, manifestó que ayer fueron detenidas dos personas en Costanera, precisamente por querer cobrar estacionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.