Un informe señala que más de 230.000 niños, niñas y adolescentes no cubren la canasta básica en el Nordeste argentino. Si se tiene en cuenta por franja etaria, la incidencia es mayor entre los 12 y 17 años.

Las estadísticas oficiales marcan una tendencia alarmante: más de 230.000 niños y niñas en edad escolar están bajo la línea de pobreza en el Nordeste argentino. Si se tiene en cuenta por grupo etario, el flagelo afecta principalmente a los y las adolescentes.

Semanas atrás, en su reporte mensual, Indec informó respecto de la incidencia de la pobreza y la indigencia en los 31 aglomerados urbanos del país. Esto sobre la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares del primer semestre de 2019. Si se observa por regiones, el NEA registra los porcentajes más altos. En el caso de los varones menores de 14, el 55,7 por ciento no cubre la canasta básica, y, entre las mujeres, el 57,5 por ciento.

En tanto, si se amplía el grupo etario, es decir, menores de 17 años, el 57,9 por ciento de los niños, niñas y adolescentes están bajo la línea de pobreza en el Nordeste. Esto significa que 230.432 chicos y chicas no cubren la canasta básica, de acuerdo con la metodología de cálculo que utiliza el Indec.

A mayor edad, la incidencia es mayor. Entre los menores de 5 años, la pobreza alcanza al 53 por ciento de dicha población infantil en la región. Entre chicos de 6 a 11 años, esta cifra asciende al 59,1 por ciento. Mientras, entre los adolescentes de 12 a 17 años, el 60,3 por ciento es pobre.

El informe también indica que el 17,6 por ciento de los varones menores de 14 están bajo la línea de indigencia en el Noreste. En el caso de las niñas, el 16,5 por ciento.

En el Nordeste argentino, más de 16.000 niños y niñas menores de 5 años no cubren la canasta básica de alimentos. El número representa al 14,1 por ciento de dicha población. En iguales condiciones, se encuentra el 19,3 por ciento de los chicos y chicas de 6 a 11 años. El 19,9 por ciento de adolescentes de 12 a 17 años, unos 28.000, están por debajo de la linea de indigencia en la región.

Por otra parte, el 52,2 por ciento de los jóvenes de 18 a 29 años es pobre en el Nordeste argentino. Esto significa que el flagelo afecta a más de 91.000 personas en dicha franja etaria.

El 39,1 por ciento de la población de 25 a 29 años está por debajo de la linea de pobreza en el NEA, según informó el organismo nacional. Por lo cual, afecta a más de 46.000 personas. Por lo tanto, la incidencia, en relación con otro grupo etario, es menor entre los adultos que entre los adolescentes y jóvenes.

De acuerdo con el informe recientemente publicado de Indec, en el Nordeste, para estar por debajo de la línea de pobreza, la canasta básica se valorizó en 8.393 pesos en junio de 2019. No obstante, de acuerdo con la actualización de los números, para una familia tipo se requiere un ingreso de casi 40.000 pesos para no ser pobre.

Fuente: El Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.