Un hombre de 62 atacó a su “ex” y a la actual pareja de la mujer. Luego escapó hacia su chacra y anoche seguía prófugo. Las víctimas permanecían hospitalizadas.

Des­pués de un en­fren­ta­mien­to ver­bal, un hom­bre ata­có e hi­rió con un cu­chi­llo a su ex­con­cu­bi­na y a la ac­tual pa­re­ja de la mu­jer, en el in­te­rior de una vi­vien­da de la pe­que­ña lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Ta­pe­bi­cuá, en el de­par­ta­men­to de Pa­so de los Li­bres.

Por el ca­so, la Po­li­cía iden­ti­fi­có al au­tor del de­li­to, ca­ra­tu­la­do en pri­me­ra ins­tan­cia co­mo “le­sio­nes en con­tex­to de vio­len­cia de gé­ne­ro”, co­mo Pe­dro Ma­cha­do, de 62 años.

Ma­cha­do, lue­go de cau­sar el ba­ño de san­gre, es­ca­pó ha­cia una cha­cra de su pro­pie­dad, en la que las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría lo­cal lo bus­ca­ron sin ha­llar­lo. Has­ta ano­che, se­guía pró­fu­go.

Se­gún in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da a épo­ca des­de la ins­ti­tu­ción de se­gu­ri­dad, el in­ci­den­te ocu­rrió el do­min­go, al­re­de­dor de las 20, en una vi­vien­da de la es­qui­na de ca­lles Itu­zain­gó y Flo­ri­da.

Un fa­mi­liar de Ra­mo­na Isa­bel Arias, de 47 años, aler­tó a los po­li­cí­as que esa mu­jer jun­to a su ac­tual con­cu­bi­no es­ta­ban se­ria­men­te he­ri­dos a cau­sa del ata­que de Ma­cha­do.

Al lle­gar al in­mue­ble, los efec­ti­vos en­con­tra­ron a Ra­mo­na en es­ta­do de shock, con le­sio­nes vi­si­bles en la es­pal­da, una ma­no y una pier­na.

“Fue un hi­jo en co­mún de Arias y Ma­cha­do quien dio al­gu­nas pre­ci­sio­nes acer­ca de lo ocu­rri­do. Se tra­ta de un jo­ven de 22 años quien, si bien no es­ta­ba pre­sen­te al mo­men­to de los he­chos, apun­tó con­tra su pa­dre”, des­li­zó una fuen­te de la Po­li­cí­a.

La mu­jer fue de­ri­va­da de ur­gen­cia al Hos­pi­tal San Jo­sé de la ciu­dad de Pa­so de los Li­bres y es­tá fue­ra de pe­li­gro. En tan­to, su no­vio, Jo­sé An­to­nio, in­gre­só al hos­pi­tal de la lo­ca­li­dad de Ya­pe­yú con le­sio­nes “de ca­rác­ter re­ser­va­do”.

En­tre el au­tor de la agre­sión y Arias la re­la­ción de pa­re­ja fi­na­li­zó en el año 2011. En ese lap­so, el hom­bre la hos­ti­ga­ba en for­ma cons­tan­te, se­gún cons­ta en va­rias de­nun­cias en su con­tra.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.