Dos fueron las propuestas que incluyeron este lenguaje pensando, en el otro y que el ritmo tradicional de Corrientes sea verdaderamente de todos. Los mediadores, el joven intérprete Franco Perroni y la acordeonista entrerriana Marcia Müller.

En la no­che del do­min­go se die­ron dos pro­pues­tas mu­si­ca­les que in­clu­ye­ron la len­gua de se­ñas, una lo­cal y la otra pro­ve­nien­te de la pro­vin­cia de En­tre Rí­os. Am­bas su­ma­ron esa nue­va in­te­rac­ción te­nien­do en cuen­ta a una po­bla­ción que po­cas ve­ces pue­de es­tar al tan­to de lo que ocu­rre en es­pec­tá­cu­los ma­si­vos co­mo la Fies­ta del Cha­ma­mé.
La pri­me­ra de ellas fue lle­va­da ade­lan­te por Fran­co Pe­rro­ni, jo­ven can­tan­te del me­dio lo­cal, quien in­ter­pre­tó el te­ma iné­di­to “Cruz de Urun­day”. Pe­rro­ni tam­bién es in­te­gran­te de la em­ba­ja­da cul­tu­ral que lle­va el mis­mo nom­bre. Des­pués de in­ter­pre­tar un re­per­to­rio esen­cial­men­te me­ló­di­co, dio lu­gar al te­ma en len­gua de se­ñas.

“Cruz de Urun­day” fue de­cla­ra­do de in­te­rés mu­ni­ci­pal, al sa­ber­se que se­ría in­ter­pre­ta­do en el mar­co de la tri­gé­si­ma edi­ción del Cha­ma­mé. Ca­be acla­rar que la le­tra de es­ta can­ción re­sul­tó ga­na­do­ra de un cer­ta­men li­te­ra­rio or­ga­ni­za­do por la Sub­se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Co­rrien­tes en 2018. La mis­ma re­cuer­da el mo­men­to fun­da­cio­nal de la ciu­dad y la vi­sión de fu­tu­ro que pu­do ha­ber te­ni­do su fun­da­dor so­bre las sie­te pun­tas del río Pa­ra­ná.

Fran­co ya lo gra­bó y se­rá par­te de un dis­co que se lan­za­rá es­te año. Sin em­bar­go, su ca­rre­ra es ex­ten­sa y por sép­ti­mo año con­se­cu­ti­vo lle­gó al es­ce­na­rio del An­fi­te­a­tro con un re­per­to­rio esen­cial­men­te me­ló­di­co y pre­pa­ró la me­lo­día en len­gua de se­ñas. An­tes de su ac­tua­ción ma­ni­fes­tó es­tar “a­gra­de­ci­do a Dios y de pi­sar el es­ce­na­rio que pa­ra to­dos los que es­tán en el cha­ma­mé es lo má­xi­mo”.

La se­gun­da fue una pro­pues­ta de Mar­cia Mü­ller, ar­tis­ta e in­ves­ti­ga­do­ra ve­ni­da de En­tre Rí­os. Es la ter­ce­ra vez que su­bía al So­sa Cor­de­ro y el pri­mer te­ma que in­ter­pre­tó la acom­pa­ña­ron dos ni­ños que can­ta­ron “Mu­jer de Cha­ma­mé” en len­gua de se­ñas. Ese te­ma iné­di­to cu­ya au­to­ría per­te­ne­ce a la mis­ma Mar­cia fue tra­du­ci­do por los her­ma­nos Ge­na­ro y Aqui­les Sei­man­di.

La in­tér­pre­te co­men­tó que que­dó ma­ra­vi­lla­da y con­mo­vi­da con el tra­ba­jo de los ni­ños. Par­te de su ac­tua­ción, in­clu­yó un re­per­to­rio en el que el acor­de­ón ver­du­le­ra fue pro­ta­go­nis­ta, con él eje­cu­tó des­de cha­ma­més de es­ti­lo ta­rra­go­se­ro a tan­gui­to mon­tie­le­ro, rit­mo na­ti­vo de su pro­vin­cia. La se­lec­ción la hi­zo pen­san­do re­pre­sen­tar el gus­to de la fa­mi­lia que vie­ne por los te­mas que eran to­ca­dos en las bai­lan­tas a las que asis­tí­an sus pa­dres.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.