La temperatura máxima superó los 32 grados y, por este motivo, familias de toda la región visitaron Corrientes. El predomino fue de los resistencianos y de habitantes de otras localidades de Chaco que llegaron a los balnearios para disfrutar de las primeras horas del 2020.

Co­mo su­ce­de to­dos los años, el 1 de ene­ro, un nú­me­ro im­por­tan­te de per­so­nas se acer­ca a las pla­yas de nues­tra Ca­pi­tal. En la tar­de de ayer, épo­ca re­co­rrió los bal­ne­a­rios de la cos­ta­ne­ra Sur. En el con­tac­to con la gen­te, se pu­do ob­ser­var que, en su gran ma­yo­rí­a, eran vi­si­tan­tes de dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de Cha­co.

El pri­mer día se pre­sen­tó agra­da­ble en lo que ha­ce al cli­ma. Si bien la má­xi­ma al­can­zó los 32 gra­dos, el vien­to hi­zo que el ca­lor no se sin­tie­ra tan­to. De to­das ma­ne­ras, la gen­te con si­llas y re­po­se­ras bus­ca­ba la som­bra de al­gún ár­bol pa­ra sen­tar­se a to­mar al­gu­nos ma­tes, te­re­rés u otras be­bi­das.

El buen áni­mo, su­ma­do al con­trol de la Po­li­cía de la pro­vin­cia y la guar­dia urbana Mu­ni­ci­pal, hi­zo que ese pa­no­ra­ma agra­da­ble se ex­pan­die­ra tan­to ha­cia la zo­na de are­na co­mo ha­cia los asien­tos ubi­ca­dos en la ave­ni­da Juan Pa­blo II.

Fuente: Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.