En la noche del lunes 26 de agosto, efectivos policiales de la Comisaría Novena de Capital, persiguieron y atraparon a un par de motochorros. Uno de ellos poseía antecedentes por arrebato. Pero también se lo buscaba por un abuso sexual.

La labor de los uniformados comenzó en una recorrida por avenida Río Chico. En dicha arteria vial capitalina, los efectivos observaron a un par de delincuentes a bordo de una motocicleta quienes evidenciaron intenciones de perpetrar un arrebato. Como se dice en la jerga tumbera, “andaban a la pesca” de alguna indefensa víctima (generalmente mujeres mayores a quienes les propinan golpizas para concretar sus fechorías).

Los efectivos intentaron interceptarlos. Sin embargo, al dar la voz de Alto, los malvivientes evitaron la patrulla, aceleraron el rodado y se dieron a la fuga.

Los policías comenzaron la persecución, huida en la que los delincuentes cometieron todo tipo de infracciones. Incluso, al pasar el semáforo en rojo en Río chico y Las Margaritas por poco provocan un siniestro vial.

De todas maneras, las tropelías de estos malhechores no llegaron muy lejos. Finalmente los uniformados lograron frenar la loca huida y atrapar a los malvivientes.

Al identificar a los ocupantes de la moto, los policías pudieron comprobar que el conductor poseía numerosos antecedentes, la mayoría de ellos por delitos con la modalidad de arrebato. Pero un ítem saltó en rojo: la estaban buscando por una denuncia por violación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *