Diciembre es uno de los meses más conflictivos en relación a la alimentación, ya que se cometen la mayor cantidad de desórdenes alimenticios por exceso o por elegir alimentos poco nutritivos.

Se acerca el fin de año y, con ello, el momento de las despedidas con amigos, compañeros de trabajo, festejos de Navidad y Año Nuevo. Es una época de reuniones sociales y compromisos, donde siempre el factor común es la comida.­

Leilén Aquere, Lic. en Nutrición, señaló que diciembre es un mes complicado, “uno tiene más compromisos, con familiares y amigos y por cultura, tenemos como intermediaria la comida”.

Recomendó preparar platos livianos, incluir carne, verduras, cocinar y no por delivery.

Tomar mucha agua, hacer actividad física. Incorporar condimentos naturales, secos y frescos para no caer en lo más práctico que es la fritura. Cocinar en el horno o a la plancha.

Remarcó que no hay que perder el hábito de la actividad física, quemar las calorías que se consumen.

Cumplir con la cuatro comidas diarias, comer liviano sin saltear la merienda para no llegar “muertos de hambre” a un evento.

“Al ver un alimento, nos tentamos y queremos comer. En Navidad y Año Nuevo la propuesta es llevar el plato, servirnos, empezando por las ensaladas porque al haber varias opciones, evitamos el exceso”, señaló la nutricionista.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, recomendó dejarlas para el brindis y beberlas con moderación. Con las comidas, consumir agua o gaseosas sin azúcar.

“El fin que tienen estas reuniones es compartir y disfrutar, relajarnos, comer a conciencia y sin culpas”, expresó.

Si bien no hay alimentos prohibidos, dependerá de las necesidades y requerimientos de cada uno para establecer la cantidad, porción y frecuencia que consumirá cada alimento.

Para consultas con la nutricionista Leilén Aquere: https://www.facebook.com/aquerenutricion/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.