Experimenta en Doha su tercera excursión mundialista y en esta ocasión viajó con su esposa y su hermano gemelo. En los partidos de Argentina llevan remeras con las caras de Messi y Maradona, que sedujo a los editores del diario británico.

En los Mundiales de FIFA jugados en este siglo, va creciendo el auge del hincha argentino que vive y sueña cada cuatro años con ser parte de la cita mundialista. Y las historias se multiplican. Como la del correntino Harold Fores Vandecaveye, que vive y disfruta como hincha de su tercera experiencia mundialista que, con el furor argentino en tierras árabes, captó la atención del diario británico The Guardian, que ayer abrió su sección deportiva con un artículo sobre el momento de Lionel Messi y eligió una foto de Harold para ilustrarlo.

The Guardian es uno de los tabloides de mayor tirada en Inglaterra y tiene como principal motor en las páginas de deportes al fútbol, el rugby y el cricket.

Escrita por la periodista Anita Asante, que se presenta como columnista de fútbol internacional y fútbol femenino en el medio inglés, el articulo básicamente habla sobre la fuerza imparable de Messi, que se nutre con la ilusión del hincha y de un rompecabezas al que le falta la pieza más importante: la Copa. “Lionel Messi se está alimentando por el enorme apoyo de los fanáticos argentinos en Qatar”.

Y el correntino Harold (lleva la remera con la caricatura de Lionel Messi) es protagonista de esa ilusión. En esta ocasión viajó junto a su esposa Inés y su hermano gemelo Federico (usa la remera con la cara de Diego Maradona).

Juntos viven desde mediados de noviembre, en el conocido Barwa Barahat Al Janoub Cluster, repleto de seguidores latinoamericanos y conocido por sus habitantes y vecinos cercanos, como la “villa mundialista”. Ubicado a una hora y media en transporte público del corazón de Doha, es un predio cercado que contiene 1.400 unidades de alojamiento y espacio para casi 17 mil fanáticos.

De allí surgen los banderazos, en ese punto al Suroeste de la ciudad de Al Wakrah nacen los sueños de recorrer lugares inhóspitos y que por el amor al fútbol hoy pueden recorrerlo.

Fue el hospedaje elegido por muchos argentinos por su bajo costo (desde 84 y hasta 102 dólares la noche). Son varios edificios con acabados sencillos y habitaciones con dos camas individuales. Un lujo para el sudamericano.

Harold (que jugó al fútbol en Cambá Cuá y Huracán Corrientes) lleva días viviendo la experiencia de los partidos de Argentina en Qatar 2022. Pero también disfruta del tiempo en Barwa, este barrio argentino de Qatar que ya conoció al asado de nuestras tierras, aunque con carne de camello.

En este lugar se hicieron virales varios videos o imágenes de argentinos cocinándose y más allá que ocupan el 60% del hospedaje (los mexicanos son otro gran grupo destacado en Barwa), se pueden ver camisetas de los 32 seleccionados que comenzaron la cita mundialista.

Llegaron bombos y voces de la “Plaza 14”

“Amanece en Doha y el hincha argentino no durmió por los festejos luego de haber llegado a cuartos”. Los informes de medios en redes sociales llegan pasada la medianoche en Argentina y en el ya mundialmente famoso El Barwa Barahat Al Janoub Cluster, los hinchas argentinos no terminan (o largan el día) a pleno con los cánticos y los bombos.

Pero sorprendió que uno de los bombos que originaba el barullo era del famoso sector de hinchas del Deportivo Mandiyú de Corrientes.

Es en el sector Q6 del complejo habitacional, una especie de “villa mundialista” en la que se hospedan aficionados y voluntarios de la Copa del Mundo. Esta parte del predio es conocida por la gran cantidad de argentinos, donde se originan los famosos asados y se inician los banderazos.

Pero “Plaza 14” tiene historia y ahora se los vio por Qatar. Nacidos en una plazoleta frente a la comisaría Séptima (avenida Sarmiento y Cosquín), seguidores del Albo de los barrios 1000 Viviendas, la 215 y 237, dieron vida a este grupo reconocido.

Será cábala o simplemente la cultura del “aguante”, pero el color correntino llegó al Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *