Dos su­je­tos in­ten­ta­ron en va­no ro­bar ayer una mo­to­ci­cle­ta que es­ta­ba es­ta­cio­na­da en la vía pú­bli­ca de la ciu­dad de Co­rrien­tes. No obs­tan­te, lo in­só­li­to del ca­so fue que quien qui­so lle­var­se la mo­to en com­pa­ñía de un cóm­pli­ce era un la­drón al que le fal­ta­ba la pier­na de­re­cha.

Al res­pec­to no tras­cen­dió si fue de­nun­cia­do el ca­so, aun­que el me­dio es­pe­cia­li­za­do To­do Po­li­cia­les de­ta­lló que to­do ocu­rrió por La­va­lle al 1400.

Allí, los dos mal­he­cho­res di­vi­sa­ron la pre­sen­cia del ro­da­do, por lo que el la­drón co­jo ha­bría in­ten­ta­do for­zar el me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad ubi­ca­do en el ma­nu­brio del ro­da­do.

Sin em­bar­go se in­di­có que dos per­so­nas di­vi­sa­ron a lo le­jos a los mal­vi­vien­tes, por lo que em­pe­za­ron a gri­tar­les. Mas los de­lin­cuen­tes pu­die­ron es­ca­par, apro­ve­chan­do la dis­tan­cia.

Al res­pec­to, otras fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les con­sul­ta­das, sos­tu­vie­ron que am­bos la­dro­nes se­rí­an her­ma­nos: “Pa­ta de Pa­lo” y “Co­man­che” se apo­da­rí­an.

Fil­ma­dos

No ha­bría si­do la pri­me­ra vez que el la­drón co­jo sa­lió a ro­bar ya que se cree que es­te se­ría el mis­mo que el año pa­sa­do que­dó re­gis­tra­do por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad en un ro­bo que tam­bién ha­bría co­me­ti­do jun­to a “Co­man­che”.
Se­gún se in­di­có, es­te de­li­to ocu­rrió por La­va­lle al 3500, es de­cir, a po­cas cua­dras don­de ayer in­ten­tó ro­bar una mo­to­ci­cle­ta.

En no­viem­bre tras­cen­dió la fil­ma­ción en la que se pu­do ver a dos su­je­tos a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta.
Ob­via­men­te el la­drón co­jo era quien iba de acom­pa­ñan­te. Es­ta­cio­na­ron su ve­hí­cu­lo fren­te a la mo­to­ci­cle­ta que pre­ten­dí­an ro­bar.

Lue­go de es­pe­rar unos se­gun­dos pa­ra ase­gu­rar­se que na­die es­ta­ba cer­ca, el la­drón co­jo des­cen­dió de la mo­to y dan­do pe­que­ños sal­tos lle­gó has­ta el ve­hí­cu­lo.

Ape­nas lo to­có se em­pe­zó a es­cu­char la alar­ma, por lo que tu­vo que huir pa­ra no ser atra­pa­do.

No obs­tan­te, pa­ra no ir­se con las ma­nos va­cí­as, aga­rró un cas­co que es­ta­ba co­lo­ca­do so­bre el ma­nu­brio de la mo­to­ci­cle­ta.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.