Un grupo de propietarios de instituciones que se dedican al cuidado de niños pidió abrir sus puertas y ser considerados como una actividad esencial. Advierten que su funcionamiento es fundamental dada la reapertura de actividades y la cantidad de padres que no tiene dónde dejar a sus hijos.

Con el objetivo de reactivar la actividad y dar respuestas a padres que ya comenzaron con sus trabajos, un grupo de propietarios piden ser considerados como un rubro esencial y poder empezar a funcionar.

Uno de los empresarios, titular del jardín maternal Pisa Pisuela habló en representación de otros establecimientos que no pertenecen a la educación formal obligatoria, pero asisten a niños menores de cuatro años.

“Es muy difícil garantizar la continuidad del aprendizaje por el alto componente de crianza en el sentido pedagógico que tenemos”, explicó en diálogo con un programa radial.

Por ello, presentaron una nota al Gobierno provincial con recomendaciones y un protocolo de actuación, asesorados por infectólogos y profesionales de salud mental. “Queremos poner de relieve la grave situación económica que estamos atravesando”, indicó.

De acuerdo con lo que señaló, durante estos días de cuarentena se desarrollaron por vías virtuales “un montón de actividades para que los niños continúen con el proceso de aprendizaje”.

Recordó que tienen registrados “dos tipos de tutores, por un lado los que no pueden salir de sus casas porque no hacen actividades esenciales y los que salen a desarrollar sus actividades”, por lo que “nuestro interés particular es atender las necesidad de los que realizan actividades esenciales porque tienen que buscar niñeras o acudir a adultos mayores que son vulnerables”.

Explicó que están a la espera de una respuesta o que puedan ser exceptuados en la próxima fase.

Fuente: El Libertador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *