El arma de fuego tenía en su tambor tres vainas detonadas, además de una barreta y una ganzúa. La familia de los maleantes acusa a la Policía de un exceso. Desde la fuerza, en cambio, afirman que se produjo un cruce de disparos tras un fallido intento de robo.

La Jus­ti­cia in­ves­ti­ga por­me­no­res del ti­ro­teo en el que un de­lin­cuen­te mu­rió el do­min­go a ma­nos de la Po­li­cía en el ca­pi­ta­li­no ba­rrio San Mar­tín. Ayer, en el au­to­mó­vil que ese hom­bre ma­ne­ja­ba en­con­tra­ron un re­vól­ver con tres vai­nas de­to­na­das. Se­ría el ar­ma de fue­go que la fuer­za de se­gu­ri­dad afir­ma fue la dis­pa­ra­da en con­tra del gru­po de efec­ti­vos cuan­do in­ten­ta­ban de­te­ner­los.

En pre­sen­cia de au­to­ri­da­des de la Uni­dad Fis­cal de In­ves­ti­ga­ción (U­FI) re­a­li­za­ron las pe­ri­cias en se­de de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Se­gun­da que in­ter­vie­ne por una ra­zón de ju­ris­dic­ción.

Ade­más, en el in­te­rior del ve­hí­cu­lo Volks­wa­gen Gol ne­gro de vi­drios po­la­ri­za­dos ha­lla­ron he­rra­mien­tas de las co­mún­men­te usa­das pa­ra for­zar puer­tas de vi­vien­das y ve­hí­cu­los, co­mo una ba­rre­ta y una gan­zú­a, se­gún da­tos co­no­ci­dos por par­te de dia­rio épo­ca.

Jor­ge Da­niel Var­gas, alias “Pi­ti” o “Ma­ra­do­ni­ta”, de 39 años, per­dió la vi­da co­mo con­se­cuen­cia de un im­pac­to de ba­la en la ca­be­za. Es­te su­je­to po­se­ía so­bre sus es­pal­das an­te­ce­den­tes de te­mer. Fue con­de­na­do por el ho­mi­ci­dio de un ve­ci­no en el ba­rrio Co­lom­bia Gra­na­de­ros, ocu­rri­do en el año 2013. An­tes de ello es­tu­vo sin­di­ca­do co­mo au­tor de ro­bos ba­jo di­ver­sas mo­da­li­da­des.

Var­gas es­ta­ba acom­pa­ña­do el do­min­go a la sies­ta de otros tres ham­po­nes con pron­tua­rio cri­mi­nal. To­dos son con­si­de­ra­dos “pe­li­gro­sos”. Aten­ta­do y re­sis­ten­cia a la au­to­ri­dad, “en­tra­de­ras”, le­sio­nes y ro­bo ca­li­fi­ca­do son al­gu­nas de las im­pu­ta­cio­nes que afron­ta­ron a lo lar­go de su vi­da de­lic­tual. Ellos fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo Héc­tor Rei­nal­do Ta­la­ve­ra, alias “O­fi­to”; Nor­ber­to Ho­ra­cio Ro­que Duar­te, de 27, y Ro­ber­to Gus­ta­vo Cuen­ca, de 26.

Ta­la­ve­ra y Cuen­ca es­tán de­te­ni­dos. Duar­te, en tan­to, per­ma­ne­cía en ca­li­dad de pró­fu­go. Es­te úl­ti­mo fi­gu­ra co­mo sos­pe­cho­so en la cau­sa, to­da­vía in­ves­ti­ga­da so­bre el vio­len­to asal­to a ma­no ar­ma­da re­gis­tra­do en el edi­fi­cio de dia­rio épo­ca, en sep­tiem­bre de 2018. Pe­se a la gra­ve­dad del ilí­ci­to ha­bía con­se­gui­do la “e­xi­mi­ción de pri­sión”.

Las pis­to­las re­gla­men­ta­rias de los po­li­cí­as in­ter­vi­nien­tes que­da­ron se­cues­tra­das pa­ra las pe­ri­cias per­ti­nen­tes, mien­tras ellos a dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia. A los efec­ti­vos tam­bién re­a­li­za­ron prue­bas de der­mo­test, igual que a los de­te­ni­dos.

La ver­sión ofi­cial in­di­ca lo si­guien­te: que una pa­tru­lla con seis efec­ti­vos de ci­vil (en una ca­mio­ne­ta y en un au­to) per­te­ne­cien­tes a la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos (DIDC) es­ta­ba de­trás de los pa­sos de ese gru­po de mal­he­cho­res. Su­pues­ta­men­te co­no­cí­an el da­to de que ta­les su­je­tos pre­ten­dí­an ro­bar en un do­mi­ci­lio de ca­lle Pío XII, pró­xi­mo a la can­cha del Club Li­ber­tad.

A eso de las 15, los efec­ti­vos (un sub­co­mi­sa­rio a car­go) die­ron con los sos­pe­cho­sos y, en pro­cu­ra de lo­grar la de­mo­ra, aque­llos re­sis­tie­ron y em­pren­die­ron la fu­ga cu­brién­do­se con dis­pa­ros. No obs­tan­te, los in­ter­cep­ta­ron en ca­lle Ma­da­ria­ga al 1100, don­de Var­gas al vo­lan­te del au­to­mó­vil re­a­li­zó ma­nio­bras brus­cas que de­ri­vó en el cho­que con­tra dos au­tos es­ta­cio­na­dos.

“Pi­ti” fa­lle­ció en el ac­to a cau­sa de uno de los dos ti­ros que atra­ve­sa­ron el pa­ra­bri­sas del Volsk­wa­gen Gol. A su la­do es­ta­ba Cuen­ca, quien re­sul­tó ile­so pe­ro al ser ro­de­a­do fin­gió es­tar he­ri­do de ba­la. Ta­la­ve­ra ca­yó a po­cos me­tros. Y Duar­te hu­yó a pie en di­rec­ción al ba­rrio Pío X.

“Lo que hay que des­ta­car es que la Po­li­cía ac­tuó den­tro de un pro­ce­di­mien­to pre­vis­to pa­ra es­tos ca­sos. Hay ele­men­tos que per­mi­ten con­si­de­rar que la Po­li­cía ac­tuó den­tro de lo que se acon­se­ja en un pro­ce­di­mien­to de es­ta mag­ni­tud”, di­jo ayer el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de la Pro­vin­cia, Juan Jo­sé Ló­pez De­si­mo­ni, en de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio Dos.

Am­bas par­tes in­vo­lu­cra­das en el to­da­vía con­fu­so epi­so­dio de­be­rán pres­tar de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial en el trans­cur­so de las pró­xi­mas ho­ras.

En la co­mi­sa­ría Se­gun­da, ba­jo la in­ter­ven­ción del Juz­ga­do de Ins­truc­ción y Fis­ca­lía en tur­no, ini­cia­ron ac­tua­cio­nes ca­ra­tu­la­das co­mo “ro­bo ca­li­fi­ca­do en po­bla­do y en ban­da con uso de ar­ma de fue­go en gra­do de ten­ta­ti­va”. Res­ta­ba co­no­cer la fi­gu­ra le­gal re­la­cio­na­da al ho­mi­ci­dio.

La otra ver­sión

“Es­tá­ba­mos en la ve­re­da con mis ve­ci­nas y nues­tros hi­jos cuan­do vi­mos pa­sar un au­to ne­gro. Lue­go apa­re­ció otro ve­hí­cu­lo a al­ta ve­lo­ci­dad del cual ba­ja­ron dos po­li­cí­as y sin me­diar pa­la­bra ni dar la voz de al­to efec­tua­ron dis­pa­ros con­tra el au­to ne­gro”, di­jo una ve­ci­na a tra­vés de Ra­dio Su­da­me­ri­ca­na.

“Se ba­ja­ron di­rec­ta­men­te a dis­pa­rar, el au­to que ve­nía atrás era un Ford y des­pués de­lan­te le ce­rró el ca­mi­no una ca­mio­ne­ta”, se­ña­ló Agos­ti­na, her­ma­na de Cuen­ca. “No­so­tros va­mos a de­nun­ciar es­to por­que no pue­de ser que la Po­li­cía ac­túe de es­te mo­do”, agre­gó la mu­jer me­dian­te ra­dio LT7.

Fuente: Diario época

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *