En plena temporada de inscripción escolar, dos tutores denunciaron dificultades para conseguir vacantes para estudiantes con discapacidad o con trastornos. Concretamente, hace una semana una abuela expresó que no pudo matricular a su nieto con TGD en dos colegios privados (San Benito y Santa Ana); y el lunes pasado una mamá manifestó que su niña no fue aceptada en la Escuela Sarmiento.

En este contexto, la directora de Educación Especial, Silvia Cabrol, expresó a El Litoral que las instituciones educativas reciben a todos los estudiantes, pero alegó que cada establecimiento educativo trabaja con un número muy específico de vacantes. Dicho esto, destacó que desde su organismo trabajan para resolver posibles dificultades.

“Todas las instituciones educativas que dependen del Consejo General de Educación de la provincia, inscriben a estudiantes con discapacidad. A punto que nosotros desde el Ministerio constantemente presentamos documentos, que se elevan al Consejo o a supervisión en el caso de Secundaria, donde hacemos un análisis para designar un profesor de apoyo para la institución en cuestión”, manifestó al respecto, la directora de Educación Especial.

En este sentido, frente al caso de la mujer que no pudo inscribir a su hija (con retraso madurativo) en la Escuela Sarmiento -donde le habían garantizado una vacante pero luego finalmente desistieron-, Silvia Cabrol expresó: “Es un establecimiento que no suele tener dificultades así que debe haber estado sin vacantes. Porque recordemos que lo ideal es trabajar en un ambiente favorable con un cierto cupo de chicos con discapacidad por aula. Esa es la lógica para un buen funcionamiento, para alcanzar la armonía en el aula y que los estudiantes puedan adquirir contenidos y educarse”.

Además, manifestó que desde la Dirección de Educación Especial analizan cada caso particular, para poder logar una solución. “Tenemos un trabajo constante de recorrer las escuelas, tomando mucho cuidado para atender bien cada caso particular. Es un caminito de hormiga pero siempre mediamos y llegamos a la inclusión”, indicó Cabrol.

De mismo modo, al ser consultada por el caso del niño con TDG que no fue aceptado en dos instituciones privadas, fundamentó la posibilidad de que las vacantes se hayan cubierto.
“En esos casos no puedo mediar porque las instituciones privadas tienen su sistema de admisión, pero seguramente tenían cubiertos sus cupos. Sabemos que en el Colegio San Benito tienen experiencias de inclusión”, comentó.

Mediación
Debido a que todos los colegios deben promover la atención de la diversidad, en el marco de una escuela inclusiva impulsada por la ley nacional 26.206, en caso de presentarse obstáculos en la inscripción e inclusión pueden realizar su consulta en la Dirección de Educación Especial.

“Trabajamos para mejorar la calidad de vida de los estudiantes. La Dirección de Educación Especial, depende de la Subsecretaría de Gestión Administrativa, y nuestra oficina está en La Rioja 663, tercer piso. Trabajamos con un equipo técnico, de lunes a viernes de 6.30 hasta las 16”, detalló la directora del área.
Por otra parte, desde el sector aclararon que para avanzar en la inclusión escolar, trabaja un docente por escuela.

“No podemos poner un profesional por cada alumno. Un docente se encarga de rotar por curso y hay escuelas que cuentan con más de un profesional. Todo eso se va haciendo de manera paulatina porque todos los niños tienen derecho a ser educados con la misma currícula”, precisó.

Para cerrar, cabe recordar que todas las instituciones están habilitadas para recibir estudiantes con discapacidad.

De no ser así se debe realizar una consulta o pedir intervención a la Subsecretaría de Gestión Administrativa, ubicada en La Rioja 663.

Fuente: Diario Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.