Los aumentos superarán el 20% para todas las mercaderías y, en caso de que el dólar mantenga una tendencia alcista, podría haber un “quiebre de stock”.

Equipar a los chicos para los últimos cuatro meses del Ciclo Lectivo 2019 costará, en principio, un 20% más caro en los próximos días.

Desde el sector anticipan que los útiles escolares conformarán el grupo de los productos más afectados por la crisis cambiaria.

Para conocer más sobre el panorama a futuro, época dialogó con un reconocido distribuidor local de librerías. “El puntapié para el incremento de los precios de los útiles escolares está marcado por los cambios en el valor del papel“, explicó la fuente que prefirió reservar su nombre.

Al comienzo de la semana, el distribuidor se encontró con un alza que oscilaba entre el 20% y 25%. “Ninguno de los importadores estaban entregando mercadería hasta tanto se estabilice el precio del dólar. Esto puede traer en los próximos días un quiebre de stock. Es decir que habrá muchos artículos que no se van a encontrar y los pocos que se ofrezcan alcanzarán precios exorbitantes”, deslizó mientras revisaba la lista de precios de sus proveedores.

La mayoría de los útiles escolares (bolígrafos, lápices, fibrones) sufrieron en los últimos días incrementos que oscilaron entre un 25% y 30%. Una situación que también se ve influenciada por la falta de una industria nacional que abastezca el rubro. “El 80% de los productos son importados”, dijo el referente.

Entonces, en los próximos días habrá que estar atento a los costos del papel porque a partir de su incremento se encarecen todos los artículos que conforman la canasta escolar.

La situación genera una gran incertidumbre entre los comerciantes debido a que no saben cómo actualizar el precio de sus mercaderías. “Los vendedores temen que al momento de responder el stock, no cuenten con el dinero suficiente para abastecerse”, afirmó. Por ello, algunas librerías correntinas decidieron ocultar las mercaderías más costosas hasta conocer el valor real.

El distribuidor también se mostró sorprendido porque, según él, cada vez cierran más librerías. “Esto trae aparejada la desocupación”, sostuvo.

Por último, comentó que cada vez más distribuidores sólo aceptan pagos al contado y rechazan los cheques por la incertidumbre del mercado.

Vale señalar, como información contextual, que febrero de 2019 registró una escalada de precios que alcanzó un 45% en comparación interanual. Además, cada comercio podía exhibir el mismo producto a valores disimiles entre sí.

Fuente: Diario época

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *