La historia no sólo causo repudió sino que se volvió viral. La mujer aseguró que las huellas creadas por los pequeños son imborrables.

La historia de Ali Sanders y su esposo Michael se volvió noticia por la polémica decisión que tomaron. Esta pareja devolvió a los mellizos que había adoptado tras enterarse que estaban esperando un hijo.

Durante la víspera de Navidad recibieron la noticia de que habían sido aprobados para convertirse en padres adoptivos de dos mellizos de ocho meses de edad.

Cuando los niños llegaron al hogar, Ali no estaba feliz como había imaginado ya que nunca creó la conexión con los bebés que toda madre esperaría. “Sentí que estaba jugando, eso no era real. Lo peor fue que Michael inmediatamente se unió a los bebés”, reconoce la mujer.

Según ella intentó enamorarse de los pequeños pero falló. Asimismo confesó que durante esos días la mujer no veía el día en que el tiempo de prueba para acostumbrarse a los bebés se terminara.

“Mi recuerdo principal es estar sentada allí rezando para que los gemelos no se despierten, porque cuando lo hicieran, tendría que fingir ser madre otra vez”, aseguró.

Su marido detectó este comportamiento y la llevó al médico. Tras un análisis de orina descubrieron que Ali estaba embarazada.

Ante esta noticia, la ahora madre de dos hijos no dudó en llamar al centro de adopción para cancelar el proceso. “No había expresado ningún sentimiento hasta ese momento, pero cuando me los quitaron de los brazos, algo dentro de mí se rompió y no creo que vuelva a arreglarse nunca “, admitió.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.