Dos alumnos, en representación de su curso Sexto Segunda del Colegio Eloy Ortega, hicieron entrega de un andador a una abuelita de 91 años, del barrio Apipé. Los chicos transforman pupitres en desuso en andadores para personas con movilidad reducida.

En plena siesta calurosa en la capital correntina, nos embarcamos para acompañar a Jonathan y Alejandro junto al profesor Rodrigo Vega, a entregar uno de los andadores solidarios que los chicos fabricaron con pupitres en desuso.

La innovadora idea tuvo gran repercusión en las redes sociales y en los medios que familiares de Amelia Diatter de 91 años, se contactaron con los chicos para que se le done un andador que tanto necesita. “Estoy inmensamente agradecida con los chicos por la sensibilidad para hacer este trabajo tan lindo. Lo recibo de todo corazón y agradezco muchísimo porque es una cosa tan útil. Gracias al Colegio, al profesor y a todo el curso por esta gran solidaridad”, dijo Amelia en diálogo con época.

La hija de Amelia, Amalia Franco Daitter muy emocionada también agradeció y manifestó “Me gusta el trabajo que están haciendo porque es un gran emprendimiento y es para las personas que más necesitan. Ella (Amelia) estaba necesitando para su ejercicio con la kinesióloga. Vimos en televisión lo que hacían estos chicos y nos comunicamos. Sigan así, ayudando y estamos muy agradecidas”, expresó.

En diálogo con los protagonistas, Jonathan explicó “nuestra idea surgió de una materia que se llama Microemprendimiento y el trabajo era pensar en una organización sin fines de lucros. Es así que se nos ocurrió la idea de los andadores porque vimos muchas mesitas que ya no se usaban más en el Colegio. También vimos mucha gente que necesitaba”.

Sobre el proceso de trabajo, Alejandro detalló que la mano de obra consiste en “cortar los hierros que no sirven, después lijamos, lo pintamos y ponemos un sellador en las partes sobrantes para que no se lastimen las personas”, sostuvo.

Los alumnos realizaron varios diseños de andadores. “Nos dividimos en grupos en el curso y cada grupo diseñó un andador. Hay de diferentes tamaños, hay con rueditas, sin rueditas y uno que tiene un asiento”, detalló.

Sexto Segunda tiene 27 alumnos y todos participaron de esta formidable campaña solidaria que surgió de una materia pero que caló hondo en la comunidad pro su fin social. “Seguimos fabricando andadores porque son muchos los pedidos. No pensamos que iba a tener este impacto y que iba a haber tanta gente necesitada”.

“Estamos muy emocionados por ver el agradecimiento de esta abuelita y por nuestro trabajo que sirve a la gente. Entregamos ocho andadores hasta éste momento. Agradecemos a las personas que están donando plata, pintura y otros elementos para que sigamos construyéndolos andadores”, cerró Jonathan.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *